En el marco de los diferentes métodos de explotación de un viñedo, la viticultura ecológica y los métodos de la corriente biodinámica son, quizás, los que más crean cierto nivel de confusión. Arrojemos algo de luz:

Mientras que la viticultura ecológica se fundamenta en el respeto a los procesos naturales y el no intervencionismo químico en los tratamientos fitosanitarios con el objetivo de obtener un vino que exprese su procedencia y realidad; la biodinámica es una corriente de vida y pensamiento que trata la enfermedad de cualquier ser vivo como un síntoma de un desequilibrio en su naturaleza y ciclo vital. También la vid.

Sea como fuere, ambos métodos coinciden en un respeto extremo para con su entorno y el fruto de la vid. Del mismo modo responden a la creciente tendencia de los ‘winelovers’ de países con traducción vinícola consistente en apostar por vinos de poco grado, de procedencia eco certificada y elaboración respetuosa con el viñedo.

Veamos sus particularidades y diferencias:

Viticultura Ecológica (VE)

Los principios de la agricultura ecológica se fundamentan en la no utilización de productos químicos-sintéticos, herbicidas, pesticidas, fungicidas y acaricidas. Pero la VE va más allá:

  • Así, abarca la conservación de los suelos y el agua subterránea; el cuidado del entorno y la conservación de las diferentes especies que en él habitan.
  • De entre las prácticas de la VE también destacan la eliminación y/o reutilización responsable de los desechos procedentes de los diferentes procesos que intervienen en la elaboración del vino.
  • La gestión y el cuidado de la vida del suelo se antoja fundamental en la VE. Así, sus prácticas en el viñedo incluyen activar, fomentar y alimentar el propio ecosistema del suelo de la vid:
  • Para ello, el abono es esencial; y se obtiene de las restas de orujos (las pieles de la uva); estiércol y demás residuos vegetales de los trabajos de campo.

De igual manera, la diversidad de vida del suelo se fomenta desde el cultivo de otras especies con el fin de asegurar un rico universo de raíces que, a su vez, generará abundancia de microorganismos.

  • Las leguminosas, los cereales y las hierbas, tras su siega, se convertirán en perfecto abono. Un fertilizante natural que facilita la formación de humus, fuente de vida y nutrientes para la vid.

Viticultura Biodinámica (VB)

Más que un método de explotación agrícola, la VB es una corriente de pensamiento y modo de vida que trata la enfermedad de cualquier ser vivo como un síntoma de desequilibrio en su propia naturaleza.

  • Podemos situar los inicios de VB en la Alemania de primeros del s. XX. De la mano del controvertido antropósofo Rudolf Steiner -(la Antroposofía es la sabiduría del hombre o lo que el hombre puede saber. Es una ciencia que se refiere tanto al mundo de los fenómenos sensitivos como a la realidad invisible detrás de estos fenómenos).-
  • Una suerte de filosofa vital que acabó deviniendo en escuela y método de explotación agrario. Veamos sus principales y más diferenciadas características en lo que se refiere a la viticultura:

La idea matriz que orbita sobre la biodinámica se basa en la idea de que el cosmos y la naturaleza están relacionados. Un universo donde todo esta conectado, donde la causa-efecto influye en la naturaleza de todo ser vivo.

  • Con el objetivo de redirigir y aprovechar esas influencias, Steiner recomendaba el uso de una suerte de preparados muy específicos para fortalecer las cepas:
  • Los dos productos principales y más controvertidos de la VB son el preparado de cuerno con estiércol y el de sílice en cuerno de vaca.
  • En el primer caso, el remedio consiste en llenar un cuerno de vaca con estiércol y enterrarlo en otoño. Steiner sostiene que ‘durante el invierno la tierra almacena las fuerzas cósmicas que enriquecen el estiércol. Luego, en primavera, el cuerno se introduce en agua y se remueve de manera vigorosa con el fin de dinamizarlo’. El caldo resultante se esparce por el viñedo.
  • Del mismo modo, la operación con el preparado de cuerno de sílice obedece a un mismo proceder pero con el objetivo de mejorar la fotosíntesis.
  • Steiner también sostiene que según la posición de los planetas de nuestro sistema solar, de las constelaciones, del sol y l luna; varía la influencia del cosmos sobre las plantas y el resto de seres vivos.
  • En función de esta creencia, se efectuarán a lo largo del ciclo vegetativo de la vid ciertas prácticas y acciones específicas que garantizan, en el vino resultante, lo esperado por el elaborador, pero que a menudo se trata de productos que adolecen de cierta pérdida de personalidad e idiosincracia.

Dos maneras de entender la vida. Dos métodos de producción que no son más que la metáfora vital de como nos relacionamos con nuestro entorno y qué esperamos de él.

Así piensas, así bebes.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Editor de Contenidos y Social Media Strategist . Guionista de formación, escritor de vocación y 'wine lover' por convicción. Soñador frecuente, viajero ocasional. No le gusta bailar.