Cataluña es tierra de grandes vinos, una comunidad con nada menos que once denominaciones de origen para todos los gustos y paladares, que ofrecen vinos muy distintos y a su vez con una raíz común, vinos ligados al territorio que pueden adquirirse, en muchos casos, a precios más que económicos. Con esta sencilla guía te contamos quién es quién en el mundo de las denominaciones de origen catalanas. 

Costers del Segre

La zona de Lleida se ha puesto las pilas en los últimos años con grandes vinos que presentan una diversidad brutal y, en líneas generales, tecnologías punteras y una firme apuesta por la innovación. Esta D.O. está formada por siete territorios repartidos por toda la ribera del río Segre y el Pirineo de Lleida, que se caracterizan por su clima mediterráneo, de contrastes, con un suelo calcáreo ideal para el cultivo de la viña. Tiene unos tintos muy potentes, con personalidad propia –aunque sus características dependen mucho de la zona– y unos rosados frescos y afrutados, de gran nivel.

Priorat

Es, junto con el Penedès, una de las grandes D.O. catalanas, cuyos tintos potentes y con personalidad son una joya para los amantes de los vinos persistentes y con solera. Sus tintos son elegantes, originales, con gran carisma, gracias a sus Garnachas y Mazuelos, y sus vendimias prolongadas y escasas, que otorgan a los vinos de esta zona una identidad singular. 

Penedès

Hay que reconocer a esta D.O. de la provincia de Barcelona (que abarca también una parte del norte de Tarragona) haber sido la primera en poner en el mapa los vinos catalanes. Es difícil catalogar los vinos del Penedès, pues si por algo se caracteriza esta D.O. es, precisamente, por su diversidad de propuestas, entre las que destacan grandes blancos, suaves y aromáticos, con poco cuerpo, por tanto versátiles e ideales para todos los paladares. 

Catalunya

Estamos ante una denominación de origen transversal y diversa, que reúne gran parte de las zonas de elaboración de vino de la región. Cuenta con potentes tintos y blancos ligeros y afrutados. Su razón de ser es mejorar paulatinamente la calidad de los vinos y de los viñedos, fomentando la investigación y la aplicación de las últimas tecnologías.

Terra Alta

En esta zona de la provincia de Tarragona predomina la producción de vino blanco, elaborado con Garnacha Blanca y Macabeo. Estamos ante vinos potentes, recios, de gran cuerpo y alta graduación. Para los rosados y tintos se usa la Cariñena la Garnacha tinta y la Peluda. Hay también producción de vino dulce y mistela. Atención también a sus rosados, tal vez menos conocidos, persistentes y sabrosos. 

Empordà

Los amantes de los vinos rosados seguro que conocen de sobras esta D.O. que da lugar a algunos de los mejores de Cataluña, frescos y afrutados, muy sabrosos. Pero no hay que olvidar que esta zona de paisajes privilegiados cuenta también con una joya llamada Garnacha de l’Empordà que brilla con luz propia y da lugar a grandes creaciones. 

Alella

Sus grandes vinos blancos, secos, dulces y perfumados, son siempre una grata sorpresa para los amantes de los vinos ligeros y frescos. La Garnacha blanca y la Moscatel destacan entre las variedades para blancos, mientras que los tintos se elaboran con Cavernet Sauvignon, Garnacha peluda y Merlot. 

Conca de Barberà

Se caracteriza por unos vinos frescos y suaves, y brillan con luz propia unos interesantes rosados elaborados con Trepat. Aunque la joya de la corona de la Conca de Barberà son sus vinos blancos, que se elaboran con Chardonnay, Macabeu y Parellada.  

Pla de Bages

He aquí una de las grandes desconocidas del panorama vinícola catalán. Y muy injustamente, ya que esa Picapoll autóctona da lugar a interesantísimos blancos ligeros y exquisitos, por no hablar de algunos tintos la mar de originales, perfectos para esos paladares intrépidos que buscan huir de lo común. 

Montsant

Famosa por sus grandes tintos, elaborados fundamentalmente con Cariñena, Ull de Llebre y Garnatxa negra, esta D.O. creada en el año 2001 batalla desde entonces, y con gran éxito, por hacerse un hueco de honor en el panorama vinícola catalán. 

Tarragona

El clima de Tarragona y la influencia directa del mar da lugar a unos vinos muy particulares, suaves, frescos, profundamente mediterráneos. Todo ello, gracias a un terreno excepcional, que cuenta con diferentes terroirs en función de la zona. Es, por ello, una zona de vinos variados, desde los que proceden de viñedos cercanos al mar hasta los que son vecinos del río Ebro. Un universo por descubrir todavía desconocido por muchos aficionados al vino, que podrían empezar por catar uno de sus blancos afrutados y con cuerpo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Come, bebe, habla, viaja y escribe todo cuanto puede, y está claro que se lo pasa en grande. ¿Dónde? En Cocinatis, Gastronomistas, Time Out, The Shaker & The Jigger, Woman, Myvuelingcity… y más.