Confirmado: una nueva tribu urbana ha nacido, la de los “treinteenagers”, tal y como evidencia el nuevo -y divertidísimo- libro Treinteenagers. Los treinta son… ¡la hostia!, escrito por Carlos G. Miranda e ilustrado por Juan Díaz-Faes (Lunwerg, 16,95 €). “Lo de ser un treinteañero adolescente -dicen- no va de ser un crío, sino de hacer las cosas de una manera distinta a lo establecido. En esa vida alternativa, el trabajo igual no tiene la palabra indefinido en el contrato, pero seguro que es algo con lo que sentirse realizado. A los treinta se puede vivir una década tan divertida como la de los veinte. Eso sí, difícil que el banco nos conceda la hipoteca trabajando en lo que nos gusta…”.

Cinco vinos simpáticos pensados especialmente para ellos:

  • Tocat de l’ala (Celler Roig Parals y Coca i Fito, D.O. Empordà, 10,50 €). Un poco más de locura para esos eternos adolescentes con este tinto elaborado con cepas viejas de garnacha y cariñena y con una crianza en barrica de hasta cuatro meses. En boca, fruta roja, balsámico y notas de cacao para un resultado meloso y persistente.

vino divertido

  • Rebels de Batea (7 Magnífics, D.O. Terra Alta, 9 €). Con la misma ilusión, rebeldía, tenacidad y algo de cabezonería que los “treinteenagers” persiguen sus sueños, los viticultores de Terra Alta se empeñaron en hacer un buen vino a pesar de las duras condiciones del suelo y el clima de su tierra. Lo lograron. La garnacha es su variedad estrella y, curiosamente, la peculiaridad de sus vinos son la frescura y la alegría. Rebels de Batea lo encontrarás en versión tinta y versión blanca, ambos un homenaje a esos viticultores y a esa gente que lucha por perseguir sus sueños.

vino divertido

  • L’Inconscient (Les Cousins, D.O. Priorat, 10 €). Ese puntito de inconsciencia adolescente te lleva a hacer cosas arriesgadas que, a veces no salen bien, pero otras muchas sí. Esto último les pasó a los primos Marc y Adrià que, desde Porrera, se atrevieron a mezclar viñas jóvenes y viejas de garnacha y cariñena, a apostar por una etiqueta divertida, moderna y alegre, a elaborar un Priorat con un precio asequible y a combinar complejidad y frescura con un resultado magnífico.

vino divertido

  • El Pícaro (Matsu, D.O. Toro, 6 €). La clásica colección de esta bodega de Vintae rinde homenaje a las edades del hombre y del vino a través de sus etiquetas El Pícaro, El Recio y El Viejo. El indicado para los trentañeros, obvio, es el primero: un canto a la juventud, a la alegría, al descaro y a la valentía. Un 100% Tinta de Toro frutal y goloso.

vino divertido

  • La Pocavergonya (Bodegas Molí de Rué, Vins i Olis Suñer, Celler Pedrola i la Cooperativa Agrícola Sant Jaume, D.O. Tarragona, 6,50 €). Se presenta como el vino más descarado de la Ribera d’Ebre: un vino blanco, fresco, divertido y joven, especialmente concebido para consumidores como los “treinteenagers”. Elaborado con macabeo, garnacha blanca y moscat, la etiqueta con una joven hipster y atrevida ya es toda una declaración de intenciones.

vino divertido

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Le gustan más las tendencias que a Kate Moss.