Las vacaciones ya quedan lejos y el otoño está a la vuelta de la esquina. Pero no es motivo para dejarse invadir por la depresión post-veraniega. Seguiremos soñando con destinos lejanos y brindando por nuevas experiencias con estos vinos que nos permiten viajar alrededor del mundo con el paladar.

Curicó, Chile – Manso de Velasco. Bodegas Miguel Torres 

Este vino es un descubrimiento de las tierras chilenas y, más especialmente, del Valle de Curicó, una de las regiones más favorable al cultivo de la vid en este país latinoamericano. Una climatología templada determinada por la cordillera de los Andes y la cercanía con el océano Pacífico, unido a un suelo volcánico y aluvial, marca profundamente el carácter de este tinto 100% Cabernet Sauvignon. Elegante, con un potente paso en boca que deja notas de frutos negros y matices de cuero, el nombre de este vino (uno de los más premiados de Bodegas Torres) es un homenaje al fundador de la ciudad de Curicó, Don José Antonio Manso de Velasco.

www.migueltorres.cl

Curicó, Chile - Manso de Velasco. Bodegas Miguel Torres

Los Ángeles, Estados Unidos – Vinya La Scala. Bodega Jean Leon

Fue en el puerto francés de Le Havre donde Jean Leon se embarcó como polizón en un barco rumbo a los Estados Unidos. Llegado a Nueva York trabajó como taxista pero, alma aventurera donde las haya, se mudó a Los Ángeles. Allí, junto a su amigo el actor James Dean, estableció los cimientos de un sueño que pronto se convertiría en realidad: en 1956 abrió en pleno corazón del exclusivo barrio de Beverly Hills el restaurante La Scala, que pronto se convirtió en el punto de encuentro de los rostros más famosos de la época dorada de Hollywood. Este establecimiento da nombre a este Gran Reserva, Vinya La Scala, que se empezó a elaborar en 1969. Un vino con un aroma intenso y complejo, al igual que la vida de película de Jean Leon y el ambiente que se respira en la ciudad Californiana, opulento, extravagante y ensoñador.

www.jeanleon.com

vinya la scala jean leon

 

Región del Niágara, Canadá – Narcissist Riesling. Bodega Megalomaniac

Megalomaniac es la historia de aquellos pioneros que llegaron a tierras norteamericanas y vieron las cosas en grande, ocupando y sacando partido a terrenos descomunales y salvajes. Unos sueños tan enormes que incluso se atrevieron a hacer vino. Hoy, los viñedos de la península de Niágara, situada en Ontario, son reconocidos por la calidad de sus productos y por la belleza del paraje, en el que se vislumbran mansiones del siglo pasado. Y las viñas de la Bodega Megalomaniac, propiedad de M. John Howard, no son menos. Se encuentran en el punto más alto de esta zona geográfica, con increíbles vistas al lago Ontario, Toronto y las cataratas del Niágara. El clima templado en verano y frío en invierno da lugar a unas uvas de aroma y calidad excepcional. Un trago de este vino, cuyo nombre se inspira en la respuesta de los amigos del fundador de esta bodega le dijeron al inicio de su proyecto (“eres un megalómano”), permite sentir la brisa fresca de esta región y la inmensidad del entorno que le rodea. La textura es aterciopelada y densa, el aroma original y lleno de audacia, fresco, un poco picante y con notas de madera.

www.megalomaniacwine.com

Región del Niágara, Canadá – Narcissist Riesling. Bodega Megalomaniac

La elegancia de la región de Burdeos se adivina en los tintos de gran renombre elaborados en la histórica y prestigiosa finca Château Latour, un nombre que no hace más que añadir sofisticación a sus productos. Les Forts de Latour es un tinto elaborado con cepas de Cabernet Sauvignon y Merlot, con densidad, amplitud y profundidad, características que también marcan el paisaje clásico, tradicional y de gran belleza de Burdeos.

www.chateau-latour.com

 

vinos internacionales

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que colabora con medios de ambos lados del Pirineo.