Una elaboración tan antigua como vigente; el aperitivo por excelencia de nuestros terraceos al sol, versátil en su servicio y alma de bares y tabernas; desde los eternos clásicos de madera roída y calidez de barrio; a los más hipsters del lugar: El Vermut.

En esencia, el vermouth o vermut, es desde su origen y en sus distintas versiones, un vino aromatizado con la inclusión de hierbas, especies y frutos en su elaboración; encabezado sutilmente con alcohol neutro y envejecido, al modo de los grandes vinos.

VERMUT FACTS

Si eres de los que no perdona un domingo sin aperitivo, pero nunca te has detenido a curiosear, quizás te interesen los siguientes datos sobre el vermut y nuestra muy personal propuesta:

  • El vermut se elabora en diferentes versiones; blanco y rojo; seco y dulce.
  • La palabra vermut deriva del vocablo wermouth y éste del alemán wermut (ajenjo)
  • Una tablilla sumeria fechada en el 2000aC contiene recetas de un médico que elaboraba vino aromatizo como remedio. De hecho, el propio Aristóteles recomienda su ingesta como solución a distintos males.
  • ¿Sabías que para la elaboración del vermut se emplean vinos corrientes y de variedades neutras? la razón no es otra que, a diferencia de los vinos, se trata de evitar un aporte excesivo de acidez y fruta.
  • Las sustancias aromáticas que intervienen en la elaboración son, en sí, un vergel botánico de plantas, flores y especias, maceradas en frío y añadidas a la mezcla. Las principales: quinina y naranja para un toque amargo; clavo, pétalos de rosa, jengibre, manzanilla, artemisa, centaura, saúco, coriandro, lima, mejorana, menta, etc…

EL VERMUT:

Vermouth Rojo Amargo. De Padró & Co.

Estilazo. Un vistazo a la botella basta para detenerse, contemplar e intuir que estamos ante algo que vale la pena. Un vermut de altos vuelos, una versión moderna y cosmopolita que abraza nuevos momentos de disfrute tan poco obvios como la noche, obra de un clásico presente en la elaboración desde 1886, Padró & Co (Tarragona).

Rojo Amargo se caracteriza por una segunda incorporación de botánicos tras dos años de crianza; una sabia combinación de las cortezas y raíces que confiere al conjunto un perfil más amargo y adulto.

La intensa nariz nos cautiva desde su entrada de alma cítrica en forma y fondo de piel de  naranja madura, casi cocida; regalándonos a su vez un rastro de especies (canela, clavo) y frutos secos (“orejones”).

La entrada en boca nos inunda, completa y ampulosa; desde un volumen aterciopelado y amable. Es ahora cuando los amargos juegan con una naranja que se nos desvela fresca en el paladar, quedando un sendero de tabaco y caramelo de miel por el que transitar en el recuerdo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Editor de Contenidos y Social Media Strategist . Guionista de formación, escritor de vocación y 'wine lover' por convicción. Soñador frecuente, viajero ocasional. No le gusta bailar.