Me decía una amiga que se iba a tomar unos zumos détox porque su báscula andaba un poco rebelde. Que era “lo último” para quitarse esos incómodos kilos de más y que, de paso, se iba a depurar por dentro, eliminando todas las toxinas acumuladas. Vamos, un ‘reset cocinado a base de zumos de frutas y hortalizas que sonaba de lo más saludable, ¿no crees? Pues cuidado, que no es todo tan simple como parece.

zumos_detox_vvv (2)
Un poco de brócoli, una manzana, una zanahoria… le damos al turbo y tenemos un elixir cargadito de nutrientes. Un elixir que nuestro cuerpo agradecerá. Cierto. Seguro. Pero ojo, que nadie amanece con una tez unificada y dos kilos menos por tomarse un zumo.

“Los zumos détox son una alternativa dentro de un estilo de vida saludable, pero no son solución de nada por sí mismos”, nos comenta el naturópata de BioC’Bon Madrid, supermercado bio líder en Francia que aterrizó en la capital el pasado mes de septiembre. “El cuerpo no se limpia en diez días, una dieta détox debe estar enmarcada dentro de un proceso mucho más amplio, añade.

Nos interesamos por la opinión experta y seguimos preguntando, aunque la tercera verdad ya la veníamos intuyendo: la cuestión détox no es algo que podamos tomar a la ligera. Nos explica que, a rasgos generales, es algo a lo que se puede enfrentar una persona que lleve un estilo de vida más o menos saludable, de forma puntual durante unos 12-17 días (todo depende de la persona), por ejemplo, tras una época de excesos. Recomienda que se haga de forma controlada, sin radicalidades y con un experto por guía. “Hay que tener en cuenta los factores físicos y médicos de cada persona, sus gustos, su dieta… introducir los zumos détox poco a poco intentando modificar a la vez los hábitos nutricionales”. Y es que el naturópata de BioC’Bon insiste en que se trata de un proceso con consecuencias a largo plazo, cuyo objetivo es un cambio de estilo de vida y no un efecto estético inmediato.

zumos_detox_vvv (3)

Argumentado queda que los zumos détox son saludables, que no milagrosos, y que hay que acercarse a ellos con la responsabilidad que exige. Pero además, añade el experto, “requieren de plena conciencia”. ¿Por qué? Porque nuestro cuerpo experimenta una serie de cambios durante el proceso que pueden provocar dolor de cabeza, irritabilidad o insomnio, por ejemplo. “Una dieta détox somete el cuerpo a estrés y, antes de afrontarla, sobre todo cuando no se ha hecho anteriormente, se deben resolver todas las dudas y conocer todos los efectos”.

4 consejos básicos para enfrentarse a un plan détox:

Antes de nada, infórmate. Un experto podrá adaptar nuevos hábitos saludables a tu día a día con mayor eficacia y responsabilidad.

Conciénciate de que no es un juego, ni una dieta express para adelgazar. Es un error pensar que los zumos han llegado para solucionarlo todo.

Ya en faena, busca combinaciones que verdaderamente te gusten (¡no debe ser un castigo!). La manzana es muy neutra y combinará casi con cualquier fruta o verdura; la zanahoria aporta dulzor y el brócoli fuerza.

No te líes a sustituir comidas completas por zumos. La clave está en integrar, en introducirlos poco a poco. Los efectos serán más ligeros, pero a la vez más firmes. Menos estrés y más conciencia.

Aprovecha los equinoccios para tomar conciencia depurativa. Son momentos en los que el cuerpo se somete a más estrés y, como eso no hay quien lo cambie, prepararse para superarlos con las pilas bien cargadas será todo un acierto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Descubrir vinos más allá de lo establecido es una de sus grandes pasiones, como lo es el queso en general y el francés en particular. Reparte letras en varios proyectos digitales vinculados con gastronomía, bienestar y estilo de vida.