Solos o acompañados, con nuestra pareja de toda la vida o con nuestro último ligue, en un hotel de lujo con vistas a la Torre Eiffel o en el escenario habitual del salón de casa. San Valentín está aquí y es un buen momento para respirar hondo, descorchar una botella de vino, hacer balance de nuestra vida sentimental y brindar por ella –aunque sea un desastre, qué demonios– con una de estas tres botellas. Dime qué planeas cenar en San Valentín y te diré con qué vino debes maridar tu cena.

PERPETUAL, PARA CARNES Y ASADOS

Si lo nuestro son los vinos potentes, intensos y con personalidad, tenemos que viajar con los sentidos al corazón del Priorat y buscar aquellos populares vinos de guarda nacidos con la voluntad de vencer al tiempo. El Perpetual es una delicatessen procedente de pequeñas parcelas de viticultores de la zona, un vino envejecido en barricas de roble, y San Valentín es la fecha perfecta para darse un homenaje a base de  carnes de caza, asados, guisos de cordero, cochinillo y, en definitiva, platos contundentes de carne… Todos ellos perfectos para acompañar a un vino elegante y repleto de matices, capaz de evocar la esencia vinícola del Priorat.

vinos san valentín

PAZO DAS BRUXAS, UNA MARISCADA CASERA

Si preferimos dejar para otro momento la intensidad de los tintos del Priorat y apostar por un blanco fresco y suave, una buena opción es este albariño monovarietal, que será excelente si tenemos planeado celebrar San Valentín con una señora mariscada. Las notas frutales y ligeramente minerales de este D.O. Rias Baixas sutil y místico, un vino que sintetiza el aura mágica de la Galicia más misteriosa, son perfectas para acompañar no solo platos de marisco al natural o a la plancha, sino también una tabla de quesos o pescados blancos.

Vinos San Valentín

 

MARIMAR ESTATE LA MASÍA, QUESOS Y EMBUTIDOS

Si volamos a tierras californianas, aunque sea con la imaginación, este vino orgánico de la zona del Russian River es un tinto elaborado con Pinot Noir joven, goloso y aterciopelado. Envejecido en barricas de roble francés, el Marimar Estate La Masía no pasa por procesos de filtración y clarificación y se convierte en el compañero perfecto de viaje si estamos perezosos y el cuerpo nos pide una buena tabla de quesos de pasta cruda y, por qué no, una ración para compartir de embutidos ibéricos.

Vinos San Valentín

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que colabora con medios de ambos lados del Pirineo.