Muchos consideran el helado como un producto exclusivamente veraniego, pero los auténticos amantes de esta cremosa creación lo toman todo el año. Es más, algunos de ellos, confiesan que podrían sobrevivir -prácticamente- a base de helado. En cualquier caso, estamos en plena temporada estival, por lo tanto, en el momento de su máximo apogeo. Para que disfrutes de las creaciones más originales y sorprendentes, te recomendamos tres heladerías imprescindibles en Barcelona.

heladería

Ottimo Gelats – Gracia

Ubicada en el corazón del barrio de Gràcia, la heladería Ottimo abrió sus puertas en 2009 con la intención de ofrecer a los amantes de los helados la posibilidad de disfrutar del auténtico sabor del tradicional helado italiano.

Sus helados están elaborados artesanalmente con una técnica refinada y una cuidadosa selección de los mejores ingredientes crudos. El resultado es un helado natural, sin colores, ni otros aditivos artificiales. Además, los helados están libres de gluten y lactosa, ¡un auténtico lujo apto para todos!

Ottimo dispone una amplia variedad de sabores, tanto cremas como en sorbetes, desde los más tradicionales como: chocolate, vainilla, fresa o limón; hasta los más originales y exóticos que puedas imaginar como: canela, fruta de la pasión menta verde o pomelo. Con este surtido de sabores podrás crear imaginativas combinaciones para jugar y experimentar. Todo ello en una antigua farmacia, que fue renovada cuidando cada detalle y decorada con mucho mimo para convertirla en un punto de encuentro donde disfrutar de un mundo de sensaciones y sabores en un ambiente relajado y alegre.
Plaça de la Vila de Gràcia, 15.

heladería

Belgious – Poblenou

Con los sabores más originales que puedas imaginar, Belgious ofrece un universo de nuevas sensaciones y sabores. Trabajan bajo la filosofía “lo que ves es lo que hay”, es decir, solo utilizan ingredientes totalmente naturales, sin sabores artificiales o conservantes.

La diferenciación de su producto se debe, principalmente, a la utilización de materia prima de primera calidad. Las materias primas son seleccionadas bajo un estricto control de calidad, adquiriéndolas de primera mano en los lugares donde el producto es excepcional.

Podrás elegir entre más de 30 sabores tan sorprendentes como: cerveza belga Laffe, chocolate con cabrales, curry de India, gambas a la plancha, vinagre de Módena con frambuesas o wasabi. En definitiva, unos sabores que no dejarán a nadie indiferente, aunque, los menos arriesgados, podrán elegir entre sabores más tradicionales como: avellana, fresa, mandarina o tiramisú. Todos ellos, helados gourmet para satisfacer cualquier antojo.
Rambla del Poblenou, 24.

Delacrem – Eixample

Elaborados con productos frescos 100% naturales, Massimo Pignata es el responsable de crear estos helados italianos -como el- siguiendo las más estrictas normas artesanales. Los pilares de esta heladería son la producción diaria y una rigurosa selección de los ingredientes para garantizar la máxima calidad del producto final.

Los helados destacan por su cremosidad y gran sabor. Podrás elegir entre una amplia variedad de sabores de lo más originales: castaña, manzana al horno, queso de Mató, boniato, leche merengada o fresas del Maresme.

En el proceso de producción del helado Delacrem solo utilizan productos sin gluten así que todos los sabores son aptos para celíacos. También preparan sorbetes que no contienen ningún derivado de origen animal, por lo que no contienen grasas y son aptos para el consumo de las personas veganas.

Situada en el pleno centro de Barcelona, el local es pequeñito, pero tiene una terraza en una zona peatonal, por lo que sentarse tranquilamente a degustar una de sus creaciones será un auténtico regalo.
C/ Enric Granados, 15.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.