Cuando un cóctel tiene mucha historia y mucho éxito, es impepinable: acaba siendo versionado, igual que una buena canción. A los bartenders les falta tiempo para dar su toque especial con algún destilado diferente que aporta una nueva dimensión a la receta original. Hemos elegido tres cócteles reversionados, tótems de la coctelería y les hemos dado un aire distinto con un destilado distinto. A ver qué tal te saben.

Pisco Tonic

El gin tonic es el rey de hoy en día. De ahí que sea el que protagonista de más versiones, algo que tiene mérito porque las combinaciones posibles gracias a los centenares de ginebras y decenas de tónicas que hay en el mercado son infinitas. Aun así, cambian el destilado, y el vodka tonic es el más usado para una revisión, aunque hay otros menos conocidos y más ‘latinos’ que dan como resultado el tequila tonic y el pisco tonic. Nosotros proponemos esta última versión, exactamente con pisco El Gobernador:

  • En una copa de balón fría, pasar una piel de limón por el interior, introducir el hielo y luego el pisco (entre 5 y 6 centilitros como máximo).
  • Añadir la tónica al final, lentamente con una cucharilla o directamente a la copa pero con delicadeza. 
  • Decorar con un twist de limón.

Brandy manhattan

Otro de los cócteles reversionados que tienen mil y una versiones es el manhattan, cuya historia se remonta a la segunda mitad del siglo XIX en Nueva York, con la llegada de los vermuts italianos a la ciudad. Simple y efectiva, su receta (whisky de centeno, vermut y un golpe de angostura) ha propiciado muchas variaciones, siempre con una premisa: si no se usa whisky, se tira de un destilado añejado; si no hay vermut, se busca un licor de aperitivo, y no se quiere angostura, tiene que haber un golpe aromático. Nos gusta con brandy, aunque lo hemos visto con ron añejo (Cuban manhattan) y tequila reposado (Tijuana manhattan). Esta es la receta:

  • Cubitos de hielo
  • 4,5 centilitros de brandy Torres 5
  • 20 centilitros de vermut
  • 1 golpe de angostura
  • 1 aceituna verde
  • Corteza de limón
  • Mezclar en la coctelera el hielo, el brandy, el vermut y la angostura.
  • Colar y servir en la copa.
  • Decorar con una aceituna y una espiral de corteza de limón.

Negroni sbagliato

El sbagliato es una versión del negroni que podría considerarse un cóctel propio, ya que se ha hecho un hueco entre los clásicos desde que un error del bartenter italiano Mirko Stocchetto en 1972 dio como resultado este combinado. En vez de poner ginebra, añadió espumoso. De hecho, sbagliato significa equivocado. Este feliz despiste que tuvo lugar en el Bar Basso de Milán, aún abierto, se comete así de fácil en un vaso bajo con hielo:

  • 1 parte (3 centilitros) de Campari
  • 1 parte (3 centilitros) de vermut rojo
  • 1 parte de cava Agustí Torelló Mata Brut Reserva o de espumoso Cuvée Esplendor 2013 de Vardon Kennett
  • Remover suavemente y decorar con una rodaja de naranja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Si le preguntan por su profesión, responderá: "Periodista". Si le preguntan por su vida personal, repetirá: "Periodista". Vivir la vida y contarla. No hay nada que le guste más, sea desde El Periódico de Catalunya, donde es el responsable de las secciones Gente y Gourmet's, o desde www.gastronomistas.com.