Los museos son uno de los grandes reclamos de las principales capitales europeas. Aquí van unas propuestas para hacer un tour cultureta por el viejo continente.

El Louvre, París

El Louvre se mantiene, tras varios años consecutivos, como el museo más visitado del mundo. La que fuera residencia de la Familia Real francesa es ahora el hogar de obras tan reconocidas como La Gioconda, de Leonardo da Vinci, y de La Libertad guiando al pueblo, de Delacroix, entre sus más de 35.000 obras expuestas en los más de 60.000 metros cuadrados de exposiciones permanentes. Dicen que para ver la totalidad del museo se requieren varios días de visitas…

British Museum, Londres

El British, con acceso gratuito, es una de las atracciones turísticas más populares de Reino Unido. Las colecciones que se custodian aquí abarcan diversas disciplinas como la historia, la arqueología, la etnografía y el arte. En total, más de siete millones de objetos de todos los continentes están guardados entre sus muros, siendo la Rosetta, una piedra de granito negro que data del año 196 a.C. y que fue hallada en 1799 en el Delta del Nilo, una de sus piezas más famosas. Además, el museo cuenta con una gran recopilación de momias egipcias, la colección más importante después de la que se puede descubrir en el Museo Egipcio de El Cairo.

Museo del Vaticano, Roma

Más de seis millones de personas visitaron el Museo del Vaticano el año pasado. Estas galerías, de más de siete kilómetros de recorrido, se adentran en las imponentes salas del Vaticano, pasando por la Capilla Sixtina y la Biblioteca Vaticana. Obras como El Laocoonte y sus hijos, La Escuela de Atenas y las paredes y techos pintados de La Capilla Sixtina ejercen en los visitantes una continua fascinación por el arte en su máxima expresión.

Museo de Pérgamo, Berlín 

Del complejo conocido como Isla de los Museos, que agrupa varios de los edificios más simbólicos de la capital alemana, el Museo de Pérgamo es el más imponente de todos, además de ser el más visitado de Berlín. Las colosales reconstrucciones que acoge en su interior hacen de él una institución única. Su peculiaridad radica, principalmente, en su propio concepto: el edificio no se construyó para albergar obras de arte, sino que primero se trajeron las obras y después, a su alrededor, se construyó el edificio. En el interior, con aspecto babilónico, se expone la impresionante Colección de Antigüedades y dos instituciones como el Museo de Oriente y el Museo de Arte Islámico.

Museo del Alzamiento, Varsovia

Uno de los museos más conocidos de la capital polaca es el Museo del Alzamiento, que abrió sus puertas el 31 de julio de 2004, cuando se conmemoró el 60 aniversario del Alzamiento de 1944 (la mayor rebelión civil contra la Alemania nazi). De esta manera se homenajea a los que lucharon y dieron su vida para liberar la ciudad de la ocupación alemana en la Segunda Guerra Mundial. El museo se encuentra en el edificio de la antigua planta eléctrica del tranvía y a través de su recorrido se descubren imágenes y el relato de la lucha durante el alzamiento, la situación internacional del momento, los años de posguerra con la ocupación rusa y la suerte que corrieron aquellos que sobrevivieron. Y al visitante se le pone la piel de galina.

Museo Nacional del Prado, Madrid

En pleno corazón de Madrid, esta institución alberga una de las colecciones de pintura europea más importantes del mundo. Su mayor reclamo es, sin duda, la amplia presencia de obras de Velázquez, El Greco, Goya (el artista más representado en el museo), Tiziano, Rubens y el Bosco.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que colabora con medios de ambos lados del Pirineo.