¿Desayunas ‘smoothie bowl’, espesas salsas con semillas de chía y compras harina de sorgo? Si la respuesta es sí, seguramente no me equivoque si digo que rastreas Instagram en busca del hashtag #zoodles y los mercados gastro-popup-eco-trendy de domingo por la mañana se han convertido en tus nuevos sábados noche. Confirmado: eres un foodie de manual grado pro.

Igual para ti, que te enteras de las nuevas aperturas de moda en tu ciudad antes incluso de dar la primera mano de pintura al local, estas tendencias no te pillan de sorpresa. Aunque seguro que te pica y las revisas igualmente. Tendencias también para aquellos a los que la palabra ‘chía’ les suene a insecto y ‘smoothie bowl’ a competición deportiva. Hay que estar al día…

En tu casa o en la mía

Se acabó aquello de pedir comida a domicilio solo cuando la nevera no da para más o como menú estrella de domingos de resaca. El delivery se pone serio, se pone fino, se viste de gala. Y ahora, pedir que te traigan la cena del restaurante de moda y tomarla en casa con un vinito y amigos es lo más. Sin esperas ni reservas. Sin compartir comedor con nadie y al ritmo de tu propia playlist. Hay un mundo más allá del chino del barrio y de las pizzas de factoría en cadena, y todo apunta a que van a perder su monopolio a domicilio. Echa un ojo a servicios como foodora, deliveroo o take eat easy.

Somos lo que comemos (y ahora lo sabemos)

Toda la vida sin prestar demasiada atención a esta consigna y ahora está el mundo loco por llenar despensa y nevera de ‘superalimentos’. La alimentación saludable llegó para quedarse, y para demostrar que cuidarse no está reñido con el placer al plato. Lo ‘healthy’ se mueve en restaurantes, en nuevos recetarios, en el súper, en la tele, en las redes… Una tendencia que nos ha descubierto, y nos descubrirá a lo largo de 2016, nuevos productos como el sorgo, el teff o la espirulina. Y que nos redescubre otros como las legumbres o los frutos secos. Comeremos más versiones integrales, cereales alternativos, frutas y verduras de temporada o semillas. Y dejaremos de estigmatizar las grasas saludables, que ya está bien. Pobres aguacates y pescados azules.

Entre pan y pan

Así veníamos comiendo en 2015 y así lo haremos en 2016. Porque el ‘street food’ sigue ‘on fire’ y no hay nada más callejero y cómodo que un bocadillo. Un poco de tendencia, cierta dosis de lógica y ¡voilà! Todo un movimiento foodie apto para cualquier bolsillo. Será por panes: chapata, bao, pan polar, mollete, barrita…. Y será por opciones: desde ibéricos a conservas pasando por combinaciones muy ‘foodporn’ tipo albóndigas en salsa o teriyaki de ternera.  El entre pan y pan está de moda y lo veremos por todas partes. ¿Será el bocata la nueva hamburguesa?

Ligeros y ecológicos

Así serán los vinos que vamos a preferir de cara a 2016. Al menos, las tendencias apuntan en esta línea. Nos quedaremos con tintos que al tragar no nos resulten duros sino frescos, que sean más elegantes que complejos; nos lanzaremos en masa a los blancos y valoraremos muy positivamente aquellos que vengan acompañados de palabrejas como biodinámico, ecológico o natural. Saber decir “este vino me gusta” también será tendencia, más allá de aromas en nariz y pasos por boca. Llegó la libertad sin necesidad de escuela y eso empujará a querer descubrir más y más; probar vinos de diferentes zonas y elaborados con uvas de las que nunca antes habías oído hablar.

¿Te apetece un ‘mocktail’?

Mocktail sí, que no cocktail. Un mix en el que no entra el juego el componente alcohólico de alta graduación y que está tomando cada vez mayor protagonismo en las propuestas de barra. Y es que una sociedad cada vez más preocupada por llevar un estilo de vida saludable no podía contentarse a base de San Franciscos eternamente. La destreza de los bartender está girando en este sentido, las cartas ven crecer el número de referencias de cócteles sin alcohol y la creatividad se pone al servicio de mixes alternativos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Descubrir vinos más allá de lo establecido es una de sus grandes pasiones, como lo es el queso en general y el francés en particular. Reparte letras en varios proyectos digitales vinculados con gastronomía, bienestar y estilo de vida.