No hace falta ser un apasionado de los gin-tonics para enamorarse de Bobby Gin, una coctelería de Barcelona que se ha convertido en un puntal del barrio de Gràcia desde su apertura hace casi una década. Al frente, Albert Pizarro, que fue galardonado como mejor bartender de España en 2011 tras ganar la edición nacional del World Class Competition, que si bien es un amante del gin-tonic y es uno de los hombres que más sabe sobre este combinado en nuestro país, también domina la coctelería de vanguardia, como demuestra día tras día en su local. Así pues, tanto quienes amen los gin-tonics por encima de todas las cosas como cualquier aficionado a la coctelería tienen en Bobby Gin un lugar en el que van a pasárselo en grande. Hay muchos motivos, aquí van los diez primeros.

Bobby Gin

1-El espacio
Bobby Gin tiene ese look cautivador de las coctelerías clásicas, en que los bartenders trajinan incasablemente tras la barra con el uniforme siempre impoluto, un lugar agradable y cool a partes iguales coronado por un letrero que constituye una declaración de intenciones: “el gin-tonic perfecto no existe”. A la entrada, encontramos una barra con taburetes altos en los que contemplar la actividad incansable de los bartenders, mientras que al fondo del local hay una pequeña sala con mesas bajas ideal para todos aquellos que deseen picar algo o estar más tranquilos.

 

gin-tonic

2-Los gin-tonics
Especialidad de la casa, aquí no solo saben todo sobre gin-tonics, sino que probablemente saben más que tú mismo qué es lo que tu cuerpo necesita. Bobby Gin es el lugar donde vas a encontrar las ginebras más curiosas e innovadoras, que conviven con las clásicos, los aderezos más curiosos, y donde te harán un gin-tonic personalizado en función de tus gustos porque al fin, cocteleros de vocación como son en Bobby Gin, eso es lo que más les gusta.

 

ginfonk

3-El ‘ginfonk’
Enamorados como están en la casa del universo del gin-tonic, aquí se elabora una extraña criatura llamada ginfonk, que no es más que un paso más en el mundo del gin-tonic y se elabora con ginebras tuneadas mediante maceración, ahumado o añejamiento. El resultado son combinados mucho más sutiles y complejos, con más aromas y matices y muy pero que muy buenos.

 

cócteles

4- Los cócteles
Más allá del gin-tonic, Bobby Gin cuenta con una amplia carta de cócteles en los que se utilizan otros destilados y en los que el equipo de la casa da rienda suelta a su imaginación. Como ocurre en el caso de los gin-tonics, en Bobby Gin no es necesario ceñirse a la carta si somos bebedores intrépidos: basta una pequeña conversación con el equipo del local para obtener un cóctel personalizado en función no solo de nuestros gustos, sino de cómo estemos ese día.

 

Bobby Gin

5- El ambiente
Parece una tontería, pero el hecho de que los fines de semana se regule la entrada en el local gracias a la presencia de un portero en la entrada, hace que sea un lugar libre de aglomeraciones, agradable en cualquier momento de la semana. Es, por tanto, un valor seguro tanto si buscamos esa copita afterwork un miércoles por la tarde como si el cuerpo nos pide el último cóctel de la noche un sábado a las dos de la mañana.

 

Bobby Gin

6- La ubicación
El barrio de Gràcia es uno de los más interesantes de la ciudad tanto en materia gastronómica como cultural, y Bobby Gin es uno de sus referentes en coctelería. Situado en una pequeña y tranquila callejuela del sur del barrio, cerca de la Diagonal, es un lugar de consenso ya que no solo se encuentra en una zona de ocio por excelencia sino que también es de muy fácil acceso. Tanto, que conviene dejarse caer de vez en cuando para comprobar cuánta razón tienen cuando dicen que no, que el gin-tonic perfecto no existe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Periodista modelo navaja suiza capaz de escribir sobre estilo de vida, gastronomía e incluso cultura. ¡Y sin atragantarse!