Dos placeres en uno: viaje y vino. Una doble uve maravillosa. Y si el viaje es en coche descapotable entre viñas (otra uve tanto o más maravillosa), ¿qué más se puede pedir? Pues que sean entre las mejores zonas vitivinícolas del mundo. ¿Qué tal por El Penedès? ¿Por la Toscana? ¿Por Alsacia? ¿Por Napa Valley?

Te llevamos. Súbete al coche, ponte la gorra, el fular, las gafas de sol y disfruta del viaje, de las viñas y de los vinos.

El Penedès

El Penedès está tan cerquita del Mediterráneo que en poco más de 10 minutos llegas desde la costa hasta las viñas de cualquier bodega, así que es una ruta que permite combinar mar (la vecina Sitges con sus reclamos modernistas y sus playas, por ejemplo, es buen punto de partida o de llegada) y montaña. El Penedès, con sus tranquilas pendientes y sus suaves curvas, es un pequeño país de vino y de cava cuyas bodegas son otro gancho irresistible, especialmente las que se dedican a elaborar espumoso, pues bajo tierra algunas albergan kilómetros de botellas criándose. Tan impactante como inolvidable. Párate a visitar las míticas Bodegas Torres en el camino.

ruta vino

Bodegas Torres, El Penedès.

Napa Valley

Otra de las mecas del vino, del buen vino, son los valles de Napa y Sonoma, en California, cerca de San Francisco y a un paso de Sacramento, la capital del estado. Por tanto, es un viaje que merece la pena más allá de los vinos porque este estado tiene una interminable lista de reclamos turísticos por toda la costa oeste: Los Ángeles, San Diego, Monterrey… Napa y Sonoma son las referencias vitivinícolas de Estados Unidos, por cantidad y calidad. Extensas llanuras de viñedos que se pierden en el horizonte dan la bienvenida al reino de las chardonnay, sauvignon blanc, cabernet sauvignon y zifandel que tan buenos y delicados vinos dan. La ruta debe completarse con la visita a las bodegas de la zona, que suelen ofrecer en sus tasting rooms vinos jóvenes maridados con quesos. Eso sí, mejor ir en verano porque en invierno no abren todas.

ruta vino

Napa Valley.

Toscana

El sueño de tantos y tantos amantes del vino y de tantos y tantos viajeros, acaso idealizado por el cine y la literatura. Pero con todo el merecimiento. Qué decir de Pisa, Siena, Florencia… Y de lugares menos conocidos como Panzano, Greve, Monteriggioni, Montalcino, Pienza, San Gimignano, Pistoia, Volterra… No está a muchos kilómetros de España, de modo que se puede salir desde la península en el mismo coche para llegar a este destino al cabo de unas horas. Y una vez allí, disfrutar de unas carreteras de ensueño, cruzar pueblos de belleza medieval con un encanto que desarma al menos sensible y que se convierten en el lugar donde parar a comer y beber (un chianti, por supuesto) más que bien y a dormir aún mejor. Sí, la Toscana tiene algo, y ese algo es alma. No es un tópico.

toscana

Toscana.

Alsacia

Viñedos aquí y allá. Alsacia, tan conocida por su buenos blancos, afrutados y densos, como por su ruta del vino a través de colinas repletas de cepas y paisajes verdes. Pueblos sacados de cuentos, con casas coloridas, y restaurantes donde disfrutar de una gastronomía rica y que tan bien se marida con los caldos locales. Un recorrido mítico, y lleno de encanto que ver por lo menos una vez en la vida.

Alsacia

Niedermorschwihr, Alsacia.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Si le preguntan por su profesión, responderá: "Periodista". Si le preguntan por su vida personal, repetirá: "Periodista". Vivir la vida y contarla. No hay nada que le guste más, sea desde El Periódico de Catalunya, donde es el responsable de las secciones Gente y Gourmet's, o desde www.gastronomistas.com.