Clásicos, modernos, innovadores, ortodoxos, con vistas al mar o en el meollo de la ciudad… Barcelona tiene tantos restaurantes especializados en arroces que resulta difícil decidirse por uno. Aquí van algunas sugerencias para comer un buen arroz.

En la Barceloneta

Es el paraíso arrocero por excelencia. La cuna de la cocina marinera, donde los pescados llegan directos de la lonja y pasan casi de inmediato a formar parte de una exquisita paella marinera. Aquí encontramos los establecimientos de toda la vida, esos que nos vienen a la cabeza cuando empieza el buen tiempo y el cuerpo nos pide arroces al fresco frente al mar. Barceloneta(Moll dels Pescadors, s/n), Ca la Nuri (Passeig Marítim de la Barceloneta, 55), La Mar Salada (Joan de Borbó, 58), Can Solé (Sant Carles, 4) o Can Ramonet (Maquinista, 17) son algunos de los clásicos de siempre, locales que nunca fallan y que ahora comparten clientela con otros de reciente creación, como ese Maná 75 (Joan de Borbó, 101) que quita el hipo o el siempre concurrido Barraca (Passeig Marítim de la Barceloneta, 1), con bonitas vistas al mar.

Barraca

Ca la Nuri

Mana 75

En otras playas

Lejos del bullicio de la Barceloneta, en otras zonas más tranquilas de la costa barcelonesa, encontramos restaurantes de arroces también muy notables. Como los de El racó del mariner(Port Fòrum, carrer Port Esportiu), una antigua casa de comidas de pescadores que presume de unos arroces muy solventes con una buena relación calidad-precio. También es muy recomendable, y presume de precios bastante ajustados, el solvente Els peixaters de la mediterrània(Garcia Fària, 33), un local de batalla, decorado con motivos marineros, que sirve unos buenos arroces e interesantes pescados a la brasa. ¿Que estás por la zona del Port Olímpic? La Taverna Gallega de Marcos Barcelona(Moll de Gregal, 23) nunca falla. Eso sí, no esperes velitas e intimidad, sino un comedor siempre alegre y concurrido, perfecto para grupos.

En la ciudad

Lejos del mar encontramos un referente arrocero en Barcelona con tanta solera como L’arrosseria Xàtiva(Bordeus, 35 / Torrent d’en Vidalet, 26), con sus dos establecimientos en Les Corts y Gràcia, respectivamente. Aquí el arroz se come al estilo “cullereta”, directamente de la paella y con una cuchara de madera. Su carta es amplia y profusa, y cuenta con una gran cantidad de arroces para enamorar hasta al más exigente de los paladares. Si buscas un entorno algo más íntimo y con encanto a raudales, la terraza del bonito La tertúlia (Morales, 15) también en Les Corts y del mismo grupo, es el lugar ideal para disfrutar de un buen arroz y de otras opciones de una carta más que interesante. ¿Más propuestas? Arròs Hofmann (Pg. Sant Joan, 36), un paraíso arrocero con la garantía Hofmann, un peso pesado de la ciudad en materia tanto gastronómica como pastelera.

Arroseria Xàtiva

 En el centro

Sí, se pueden comer grandes arroces en el centro de la ciudad lejos de los precocinados para turistas que encontramos en algunos restaurantes de la Rambla y alrededores. Paella Bar Boqueria (La Rambla, 91) no solo se encuentra en uno de los rincones más bonitos de la ciudad, bajo los arcos del Mercat de la Boqueria, sino que ofrece, además, unos arroces notables elaborados por Quim Marquès, un chef ya curtido en el arte de hacer arroces tras más de tres décadas al frente de El Suquet de l’Almirall, cerrado recientemente. En Paella Bar encontramos los arroces de siempre –magnífico el de marisco– y otros más innovadores –aquí también se atreven con el de chorizo–, así como buenas croquetas y otros entrantes. Conviene reservar, pues el espacio es minúsculo.

Paella Bar Boqueria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Come, bebe, habla, viaja y escribe todo cuanto puede, y está claro que se lo pasa en grande. ¿Dónde? En Cocinatis, Gastronomistas, Time Out, The Shaker & The Jigger, Woman, Myvuelingcity… y más.