Quillo es una expresión simpática que se usa en Andalucía para dirigirse a un amigo o un colega. Y a esa simpatía se agarra el restaurante Quillo para ofrecer unas tapas y platillos divertidos y, sobre todo, andaluces. Lleva abierto desde hace pocos meses en el Born, y viene a ser el primo de Chico Bar, porque tiene los mismos dueños; en este caso, está en la zona alta (calle Mandri) y propone una cocina de mercado informal que gusta a los parroquianos.

Pero hablemos de Quillo. Y de su propuesta gastronómica, que dirige un joven pero experto Jordi Asensio (31 años), que antes de llegar a este restaurante del Born había sido jefe de cocina de Loidi, bajo la dirección de Martín Berasategui, además de haber estudiado en Hofmann y haber pasado por las cocinas de Roca Moo, Pierre Gagnaire, Martín Berasategui, Mugaritz y Paco Torreblanca.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un chef que borda el mollete de calamares con un pan crujiente tras pasarlo por la plancha y que afina el cazón en adobo. Y que divierte con las manitas de cerdo con cigalas y crema de brócoli. Allí, mientras los camareros te atienden con una sonrisa (¡una sonrisa!, ¿os lo podéis creer?), se puede comer un jamón de bellota 100% ibérico bien cortado y unas croquetas de jamón, gamba o ceps de rebozado crujiente e interior denso. Y quien quiera algo más que tapas y platillos, que no sufra. También hay platos: los de arroz, la chuleta de vaca madurada, el pescado de lonja del día…

De postre, sí o sí hay que probar (entre varios porque uno solo no se lo acaba) la tarta tibia de queso azul y queso Idiazábal. Fenomenal contraste entre el salado de los quesos y el dulce de la masa ‘sucrée’.

Hemos hablado de la comida pero, por qué no, hay que citar su programación de música en directo de jueves a domingo (de 22.30 a 00.00 horas), con rumba, flamenco y sevillanas. El resto del tiempo suena música española enlatada.

Y para acabar, dos detalles que nos enamoran: los camareros lucen chalecos de cuero creados por artesanos del Born y el soporte de madera de las cartas también es obra de un estudio de la zona. Un andaluz integrado. Olé, Quillo, olé.

 

Quillo

Calle Rec Comtal, 2. Barcelona

Teléfono: 93 138 31 30

Horarios: cada día, de 11.00 a 23.30 horas (en pocos meses abrirán a las 9.00)

Precio medio: 20-25 euros

 

 

 

1 Comentario en "Quillo, tapas y platillos divertidos y andaluces"

  1. Creo que también hacen una pringá buenísima. Cierto?

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Si le preguntan por su profesión, responderá: "Periodista". Si le preguntan por su vida personal, repetirá: "Periodista". Vivir la vida y contarla. No hay nada que le guste más, sea desde El Periódico de Catalunya, donde es el responsable de las secciones Gente y Gourmet's, o desde www.gastronomistas.com.