Te traemos dos recetas con bacalao para aprovechar al máximo la temporada y comer sano, sabroso y original. 

Bacalao dorado

Si hablamos de bacalao, no podemos prescindir de esta receta. Plato estrella de la gastronomía portuguesa, el bacalao dorado es fácil de preparar y le da un toque original a cualquier ocasión. 

Ingredientes para 4 personas: 

  • 800 g de bacalao desalado
  • 800 g de patatas ya peladas. 
  • 4 huevos
  • 1 cebolleta
  • Ajo
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva suave 
  • Pimienta negra
  • Sal

Preparación 

Cocemos 5 minutos el bacalao desalado hasta que se desmigue. A parte, cortamos las patatas en juliana con una mandolina y las freímos en abundante aceite de oliva caliente. Hay que poner pocas patatas a la vez para que queden crujientes y no enfríen el aceite. Cuando estén doradas y crujientes las dejamos escurrir encima de un papel de cocina. 

A parte, cortamos la cebolleta en trozos finos y la doramos junto con el ajo en un chorro de aceite de oliva. Cuando esté transparente, incorporamos el bacalao, lo salpimentamos y lo salteamos un par de minutos. Añadimos las patatas ya fritas y seguimos salteando un par de minutos más. 

Por último, apagamos el fuego y añadimos los huevos batidos, removiendo para que se incorporen a las patatas y al bacalao en un conjunto cremoso. Servimos espolvoreando con perejil fresco.

recetas con bacalao_bacalao dorado

 

Bacalao al vino blanco

Si buscáis algo un poco más elegante, la segunda de nuestras recetas con bacalao os encantará: sencilla de preparar, es de gran efecto y, con nuestros consejos para servirla, le dará un toque glamour a cualquier cena. Hablamos de los filetes de bacalao al vino blanco.

Ingredientes para 4 personas: 

  • 800 gramos de bacalao desalado
  • 1 diente de ajo
  • 1 vaso de vino blanco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Brotes tiernos 

Para la preparación, freiremos el ajo cortado en láminas en aceite de oliva virgen. Tenemos que tener cuidado para que no cojan color. Cuando casi estén hechos, añadimos los filetes de bacalao con la piel hacia abajo. Esperamos un minuto y luego esfumamos con vino blanco. 

Dejamos cocer durante 15 minutos aproximadamente. Arreglamos de sal y vamos moviendo la sartén para que el bacalao vaya soltando su gelatina. Esta receta se parece un poco al pil-pil tradicional vasco, pero no lleva guindilla y los jugos de los filetes se amalgamarán con el vino en vez de con el aceite. 

Para servir, disponemos la salsa en el fondo del plato, con arriba el filete. Decoramos con unos brotes tiernos y unas gotas de aceite de oliva virgen. 

¿Para acompañar estas recetas con bacalao? Una botella de Waltraud de Familia Torres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.