Los restaurantes de moda les dedican zonas exclusivas en sus cartas y las maridan con champagne y cócteles de autor muy sofisticados. Aunque parezca una frivolité, las ostras son tendencia. Saben a mar y a “lujo” y son un manjar saludable y nutritivo que se come crudo. Son muchos los aficionados que prescinden de cualquier aderezo; en España, son habituales las gotas de limón ya que disparan el sabor del producto. En La Bendita Gastroteca, el concepto de cocina de mercado non stop más chic y desenfadado de Madrid, preparan las mejores ostras francesas sorlut y nos cuentan todo lo que desconocemos de sus propiedades y protocolo.

_Las ostras son un marisco rico en ácidos grasos omega-3, ideales para cuidar nuestro sistema cardiovascular y prevenir enfermedades cardiovasculares.

_Ricas en minerales, especialmente en zinc que ayuda a potenciar la fertilidad, mejora el sistema inmunitario, cuida la piel y ayuda en la cicatrización. Es un alimento considerado afrodisíaco, ya que el alto contenido de zinc fomenta la liberación elevada de hormonas sexuales.

_Protegen contra diferentes tipos de cáncer y son, también, ricas en hierro, muy importante para prevenir la anemia y proteger al organismo de infecciones.

_Poseen un alto contenido de potasio y magnesio, lo que reduce la presión sanguínea y aumenta la circulación en sangre y la oxigenación.

_Ricas en proteínas, como la elastina,  buena para la salud de la piel, previene las arrugas y la flacidez, y ayudan a tener uñas más resistentes y un cabello saludable.

_Técnicamente se pueden comer ostras durante todo el año pero, la temporada principal de ostras es el otoño, cuando han tenido toda la temporada estival para ponerse jugosas.

_Hay dos tipos de ostras: la portuguesa o pequeña,  es delgada y pequeña, adherida en el caparazón. Tiene un sabor muy agradable y es  más económica. Y ostras mairrane, grande, gorda adherida sobre un caparazón chato, exquisita y más costosa.

_Las ostras deben tener un aroma fresco. El líquido debe ser un poco salobre y saber “a mar”.

_Un truco para comerlas es masticarlas dos veces; así, se aprovechará todo el sabor de este manjar.

_El alcohol que acompaña es el vino blanco , cava o champagne. A la altura de la copa, se coloca  el bowl con un platillo, ya sea de cristal o plata, con agua tibia a la mitad con rodaja de limón y el salero y pimentero. Nosotros recomendamos para acompañar un gran plato de ostras decantarnos por el vino Pazo Das Bruxas de Familia Torres.

vino ostras

 

La Bendita Gastroteca, Avenida de Menéndez Pelayo, 2, Madrid – Tel. 910 849 040

www.gastrotecalabendita.com/

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que colabora con medios de ambos lados del Pirineo.