Palma es una ciudad viva y cosmopolita que permanece despierta día y noche y que ofrece un amplio abanico de actividades para disfrutar de todos sus atractivos: un patrimonio creado a lo largo de la historia donde destacan monumentos como la Sé o la Almudaina, paisajes mediterráneos que ensalzan los contrastes del verde de las montañas y el azul del mar, una gastronomía deliciosa, un clima privilegiado y una oferta de ocio, cultura y deporte con la que cualquier viajero encontrará su lugar.

Para los amantes de la gastronomía

La gastronomía mediterránea de Palma cuenta con una identidad propia creada a lo largo de la historia con los aportes de numerosas civilizaciones que llegaron hasta este enclave. En los últimos tiempos, a las recetas tradicionales, elaboradas con productos provenientes del mar y de la tierra, se ha sumado el trabajo de chefs con renombre como Andreu Genestra, Marc Fosh o Adrián Quetglas que han elevado a su máximo exponente la gastronomía de la capital balear tomando como base los ingredientes de la tierra.

Pero la cocina de Palma también tiene un lado popular. Son famosos productos como la sobrasada, el llonguet, la ensaimada y la coca que se pueden degustar en los populares forns históricos del centro histórico de Palma o en los puestos más gourmet de mercados como Santa Catalina o L’Olivar. Una apuesta segura para los amantes de la gastronomía que se escapen a Palma.

 

Para los tradicionales

Iglesias y conventos forman parte del patrimonio de Palma. Son construcciones con siglos de antigüedad que se convierten en protagonistas indiscutibles en las fechas señaladas no solo por su grandiosidad, sino también por las celebraciones que acogen.

Entre las más famosas se encuentran la procesión del Crist de la Sang, la recreación de la Pasión de Cristo en el entorno de la Catedral, la Procesión del Santo Encuentro el Domingo de Resurrección o la celebración del Domingo del Ángel en el Castillo de Bellver.

Estas fechas también tienen sus particularidades gastronómicas. El Palma, son famosas elaboraciones como els robiols els crespells, además de las panades, empanadas rellenas de carne y guisantes.

 

Para los deportistas

El deporte no para en Palma en ningún momento del año. Enclavada en el Mediterráneo y al lado de la Sierra de Tramontana, gracias a sus instalaciones deportivas, Palma es un puerto base ideal para la práctica de todo tipo de actividades al aire libre.

Además, a lo largo de todo el año, acoge múltiples eventos como la Media Maratón Ciudad de Palma, la VII 10K Puerto de Palma para aquellos que prefieran una distancia más corta o el Trofeo S.A.R. Princesa Sofía.

Para los artistas

Palma también destaca por su oferta cultura: ópera, ballet, conciertos, obras y performance de diferentes autores, espectáculos de poesía y danza, hay de todo para satisfacer las mentes eruditas por excelencia.

Para los curiosos

Recorrer las calles de Palma es como visitar un museo al aire libre. La ciudad está repleta de monumentos que evocan el pasado de la ciudad, algunos grandiosos como la Catedral, la Almudaina o el castillo de Bellver; otros más modestos permiten descubrir los modos de vida de las gentes de Palma en otros tiempos.

Una de las rutas obligadas por la ciudad es la de los Patios de Palma que recorre los espectaculares patios de las antiguas casas señoriales de las familias más influyentes de la ciudad. De puertas para adentro, pero abiertos al exterior, estos patios son una joya arquitectónica y una oportunidad para conocer el legado patrimonial y la vida social de la época.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que colabora con medios de ambos lados del Pirineo.