Catar un vino es todo un arte que se aprende con la experiencia. Nosotros te contamos los pasos básicos a tener en cuenta para valorar un vino.

  1. Analizar la apariencia

Una vez servida una pequeña cantidad (es una cata, no es necesario llenar la copa), sujeta la copa por el tallo o la base para no calentarla e inclínala unos 45gradossobre un fondo blanco como una hoja de papel o la palma de la mano, por ejemplo.

El color del vino indica aproximadamente su edad. Cuanto más rubí o cereza y brillante sea la bebida, más joven será. Por el contrario, cuanto más granate o teja tirando anaranjado se refleje, estará más envejecido.

Gracias a la vista también podemos determinar la densidad del vino:cuanta más tenga, mayor concentración de alcohol habrá. Para descubrirlo solo es necesario mover el vino lentamente y se verán sus ‘lágrimas’: a menor velocidad, mayor densidad.

 

  1. El olfato, imprescindible

Sin agitar el vino, introducimos la nariz en el interior de la copa y olemos. De esta manera, se podrán apreciar los aromas primarios que son los propios de la uva (de naturaleza vegetal o frutal). Una vez identificados, se degustarán los secundarios y los terciarios. En este momento es necesario agitar la copa ligeramente para que el vino entre en contacto con el oxígeno y desprenda un mayor aroma originados tras la fermentación tanto alcohólica como maloláctica, que suelen ser más pronunciados en vinos jóvenes. Para los últimos aromas conocidos como ‘bouquet’, es importante agitar con más energía. Estos olores son más complicados de determinar porque surgen durante la crianza y se organizan en familias (animal, vegetal, torrefactos o frutos secos, entre otros).

 

  1. Envinar el paladar

Hasta dos horas antes de probar la bebida se recomienda no ingerir alimentos excesivamente condimentados, no fumar, no haber comido chicles o alimentos con hierbabuena o menta para que la boca este lo menos contaminada posible y se puedan apreciar las virtudes del vino. El primer sorbo de un vino siempre va a servir para calibrar la saliva del paladar,mientras que será el segundo el que analice, realmente, los sabores.

 

  1. Es importante la copa que utilices

Las copas que utilices para la catar un vino te ayudarán a tener un mejor análisis en las etapas visuales, aromática y gustativa. La mejor opción son las de cristal en lugar de las de vidrio porque permiten ver el color delabebida. Deben teneruna longitud del tallo suficiente para que no se caliente mientras se sigue observando.

 

  1. Tus mejores aliados: el agua y el pan

Entre cada cata es muy importante beber agua y comer pan. Ayudan a limpiar el paladar y evitar que se sature para poder apreciar todos los elementos que conforman el vino. El tipo de agua recomendada es natural, ya sea embotellada, filtrada o de manantial. Es importante que el pansea blanco, pues es el que tiene menos sabor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que colabora con medios de ambos lados del Pirineo.