Por poco Pierre Bergé no ha podido estar presente en la inauguración de los dos museos en honor a Yves Saint Laurent (1936-2008). Quien fuera su pareja y su socio, gran impulsor de la marca, murió el pasado 8 de septiembre a escasas semanas de ver cumplido su sueño: dos espacios que recogen los 40 años de creatividad del modisto en una colección que comprende quinientos trajes de alta costura y quince mil accesorios, además de bocetos, fotografías y otros objetos que acompañaron a Yves Saint Laurent en su proceso creativo.

E - Robe hommage à Piet Mondrian © Alexandre Guirkinger

El Museo Yves Saint Laurent Paris se inaugura el 3 de octubre en la que fuera primero su legendaria casa de alta costura, en 5 avenue Marceau, y después la sede de la Fundación Pierre Bergé-Yves Saint Laurent. Los visitantes podrán hacerse una idea de cómo el diseñador creaba aquí sus colecciones y del ambiente que envolvía las compras de la alta costura.

Moda

Museo de París.

Un poco más tarde, el 19 de octubre se inaugurará otro centro aún más espectacular: el Museo Yves Saint Laurent Marrakech. A esta ciudad marroquí estuvo muy vinculado el creador, quien tras descubrirla en 1966 y enamorarse completamente de ella decidió comprar una casa para volver con regularidad. Años después, junto a Pierre Bergé, compraría los míticos y bellos Jardines Majorelle, cerca de los cuales se ubica este nuevo museo.

Moda

Museo de Marrakech .

El estudio de arquitectura Studio KO está detrás del Museo Yves Saint Laurent Marrakech, un centro de cerca de cuatro mil metros cuadrados que combina las líneas vanguardistas con un material muy tradicional en la zona: la terracota. Además de una colección permanente, el museo contará con sala de exposiciones temporales (la primera dedicada a Jacques Majorelle), un auditorio, una biblioteca y un café-restaurante. Una nueva excusa para volver a esta bulliciosa y fascinante ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Le gustan más las tendencias que a Kate Moss.