La eterna “+1” de los saraos vinícolas, la acompañante discreta, siempre a la sombra y bajo el yugo de la noble cabernet; perdida en mil cupages y apartada de los focos monovarietales para dejar paso a la pinot noir, la sempiterna dama que todo y a todos seduce; vuelve a reclamar su lugar en el Olimpo de las variedades tintas.

El Hundimiento

  • Nuestra entrañable y querida protagonista, como una Norma Desmond cualquiera, disfrutó de un estatus y un prestigio que parecía no tener final… y en estas que llega “Entre copas”. La película de Alexander Payne casi hunde a la variedad en Estados Unidos. En el film se ensalza a la pinot como nueva sucesora para los grandes vinos y se desprestigia a la pequeña merlot…. Debido al éxito comercial de la película, multitud de viticultores de California y Nueva York dejaron de cultivar merlot para plantar en su lugar vides de pinot noir…
  • Pronto, los pinots de Oregon se abrirían paso a codazos a lo largo del país. En paralelo, el imparable auge de los monovarietales de la dama tinta procedentes de Australia, y especialmente de Nueva Zelanda, desembarcaban en territorio europeo.
  • Por otro lado, los grandes merlots, en particular los de origen Burdeos, Pomerol o Saint Emillion, quedaban reservados para bolsillos despreocupados y sin fondo. De pronto, la merlot parecía borrada del mapa, olvidada.

La Resurrección

  • Hoy, la merlot parece cabalgar a lomos de las tendencias para resurgir en forma de vinos “gastronómicos”; vinos versátiles y amables que encuentran acomodo entre las nuevas cocinas del mundo.
  • La intensidad aromática y su carga de fruta se acomoda también a la tendencia que parece haber abandonado las largas crianzas en madera. La juventud exuberante de la merlot a penas se doma hoy con una leve crianza parcial que busca redondear el conjunto, haciéndolo más accesible a un público joven pero que sabe lo que quiere.
  • Finalmente, la apuesta por la variedad de grandes nombres del Mundo Vino para ampliar su catálogo de referencias monovarietales ha supuesto el que parece el espaldarazo definitivo que la merlot necesitaba para volver de entre los muertos.

MERLOT FACTS: LO QUE DEBES SABER

  • Otros nombres: Bégney, crabutet, merlau, sémillon rouge
  • La vid: Muy fértil y de racimo pequeño y poco denso, con un color de baya azul oscuro. Su ciclo de maduración es más corto que otras variedades tintas, por lo que resulta muy sensible a las temidas heladas primaverales.
  • Origen: Variedad procedente de la región de Libourne, próxima a Burdeos, donde se la conocía por Se dice que el nombre tiene su origen en la afición que los mirlos (merle, en francés) tenían por su dulce fruto.
  • ¿Dónde? La merlot se aclimata a múltiples regiones del Mundo Vino con querencia por climas moderadamente cálidos. Burdeos, Saint-Emilion y Pomerol en Francia; el Penedès, Ribera del Duero, Somontano y Navarra en España; Italia, California, Australia, Argentina, Chile….
  • Y a pesar de todo… Sigue conformando junto a la cabernet sauvignon el coupage por excelencia con nombre propio: Burdeos. Este super duo forman la alianza perfecta: La merlot, con más grado de alcohol, aporta al conjunto fruta, tersura y cuerpo, dando forma a los taninos y a la mayor acidez de la cabernet.
  • Los Vinos: Los mejores ejemplos monovarietales son amplios y con cuerpo. De un color azul profundo con toques violáceos, casi lilas, los sabores de la merlot dependen del clima donde madura.

Así, en climas más cálidos domina la fruta negra (cereza negra, ciruela) y en algunos casos sobremaduros regala recuerdos de chocolate y pastel de frutas. En climas más frescos la merlot exhibe elegancia, unos taninos suaves, mayor acidez y la fruta roja toma el relevo (fresas y bayas rojas). Amiga de la crianza, la merlot gana en complejidad tanto en roble como en botella.

LA NOVEDAD

Bellaterra 2015 de Bodegas Torres

La bodega del Penedès vuelve a apostar por la merlot para la elaboración de su nuevo vino monovarietal, Bellaterra.

Nos hallamos ante un vino con certificación ecológica procedente del Penedès superior, fruto de vigorosas viñas de merlot que oscilan entre los diez y veinticinco años de edad y que nace por y para la alta restauración.

Por ello hemos buscado un perfil joven, menos concentrado y más versátil, donde la carga de fruta brille con luz propia. El  Penedès es una tierra de gran belleza, vinculada a la historia de mi familia desde hace más de 300 años. Hemos querido que este vino fuera una expresión sincera de lo que esta región es capaz de dar, una muestra de respeto por la tierra y un homenaje a los viticultores que producen una uva de gran calidad”.

Miguel Torres Maczassek

Bellaterra 2015, el vino

De un hipnótico granate oscuro, brillante; poseedor de un universo de fruta donde destaca la cereza negra y la calidez de la confitura de arándanos; Bellaterra se envuelve de un sutil toque balsámico que nos recuerda a los bosques del interior del litoral Mediterráneo.

En boca es amplio y de una verticalidad muy elegante, bien sostenido por un buen grado y un tanino presente pero maduro, que deja a su paso un fragante rastro amargo y adulto que evoca al cacao… y entonces queremos más.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Editor de Contenidos y Social Media Strategist . Guionista de formación, escritor de vocación y 'wine lover' por convicción. Soñador frecuente, viajero ocasional. No le gusta bailar.