Nos atrevemos a predecir que este verano vas a beber muchos y buenos vinos rosados. Antes despreciados y, cierto, a veces elaborados sin mucho cariño, están experimentando desde hace algún tiempo un crecimiento imparable, acompañado de un incremento de la oferta y de la calidad. Y más que lo hará: International Wine & Spirit Research estima que el consumo de ‘rosés’ entre 2012 y 2017 habrá crecido un 7,7%, mientras que blancos y tintos solo lo harán en un 4,5%.

Los primeros en poner de moda el rosado han sido, cómo no, los franceses. Los rosas pálidos elaborados en la Provenza -como el famoso Miraval de Brad Pitt y Angelina Jolie o los de la prestigiosa bodega Les Domaines Ott- han marcado tendencia y han demostrado que su elaboración no es tan sencilla como muchos piensan.

Los rosados reúnen un sinfín de características que enamoran: su frescura estival, su ligereza ideal para acompañar los clásicos gastronómicos del verano, su sabor frutal y goloso -más redondo, a menudo, que muchos blancos- y su elegancia con ese toque femenino, sensual y delicado.

Entre nuestros últimos descubrimientos, el nuevo Viña Esmeralda Rosé (Bodegas Torres), de color rosa pálido y con destellos anaranjados, con un aroma tanto floral como frutal y una crianza de cuatro meses sobre lías que le da redondez y volumen en boca. Se elabora con garnacha y acompaña muy bien ensaladas caprese, pescados ahumados, carpaccios de carne y sushi u otras delicias asiáticas. Un soplo de aire fresco para combatir con glamour la próxima ola de calor.

vino rosado

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Le gustan más las tendencias que a Kate Moss.