La belleza está en el interior. Una frase hecha que cobra todo su sentido en estos cuatro bares barceloneses donde igual se disfruta de una copa o unas tapas como de las vistas entre cuatro paredes.

LA CONFITERÍA (CALLE SANT PAU, 128)
Lo que comenzó siendo una pastelería de barrio en 1912 de estética modernista, un negocio de la familia Pujadas que tenía el obrador en el sótano, es ahora, en pleno siglo XXI, un bar con un aspecto vintage de lo más genuino. Porque los trabajos de remodelación conservaron todo lo que se pudo conservar. Los escaparates ya no muestran dulces, sino antigüedades y objetos de exposiciones temporales que alberga el establecimiento; la barra de la entrada, donde los clientes pagaban se ha convertido la barra del bar, y las mismas estanterías donde se exhibían dulces, bombones y pasteles exponen ahora botellas. Por no hablar de la pequeña sala con mesas donde tomar algo: antes fue el almacén. Una cerveza, música en directo los domingos a la hora del vermut, unas tapas sencillas… Sí, La Confitería mola.

ONE OCEAN BAR (MOLL DE LA BARCELONETA, 1)
Hay muchos bares con encanto. Bonitos a rabiar. Suelen tener muchos años, será porque la pátina del tiempo otorga más belleza. ¿Pero cuántos locales modernos-modernos han logrado un premio mundial? En Barcelona, podemos hablar de Blue Wave, en el OneOcean Port Vell. Este trabajo del estudio El Equipo Creativo ha sido elegido como mejor bar del mundo 2016 en los premios más prestigiosos del planeta: los Restaurant & Bar Design Awards. Recrea una ola a punto de romper que envuelve a los clientes en una atmósfera acuática a través de materiales cerámicos, azulados y reflectantes que aportan brillos y matices. “Un hermoso espacio que te inspira y llena de energía positiva”, según el veredicto del jurado. Damos fe de ello.

UGOT (CALLE DE VILADOMAT, 138)
Para empezar a escribir de ellos, mejor robarles su propia definición, que han colgado en su perfil de Facebook: “Vintage atmosphere, mediterranean brunch and homemade cakes”. Pues eso: ambiente oldie, brunchs y pasteles caseros, además de platos sencillos como ensaladas, hamburguesas. Sin olvidar alguna aportación de Israel (sus dueños son de aquel país y Ugot significa pastel en hebreo) como el shakshuka -huevos escalfados con sofrito de tomate con pimiento y cebolla, berenjenas y queso brie-. Y todo ello, en un espacio donde siempre entra la luz natural para darle un brillo especial a esas piezas de decoración de anticuario: las sillas, la radio, las tazas… Cada vez que visitamos el local, siempre salimos con la misma pregunta: ¿cuántas veces se ha fotografiado esa pared forrada de flamencos?


ECLIPSE (PLAZA DE LA ROSA DELS VENTS, 1)
Dentro del apartado “bares bonitos, cool, exclusivos y cosmopolitas”, no podría faltar Eclipse, en la planta 26 del glamouroso y moderno hotel W. Porque este bar es bonito por dentro y por fuera, ya que ofrece unas vistas espectaculares de Barcelona como si estuvieras sobrevolando el frente marítimo de la ciudad a lomos de un dron. En este lounge bar de lo más cosmopolita encontrarás buenos cócteles, champán, cava y sushi-fusión maridados con una música bien seleccionada por los disc jockeys residentes que se va animando conforme avanza la noche.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Si le preguntan por su profesión, responderá: "Periodista". Si le preguntan por su vida personal, repetirá: "Periodista". Vivir la vida y contarla. No hay nada que le guste más, sea desde El Periódico de Catalunya, donde es el responsable de las secciones Gente y Gourmet's, o desde www.gastronomistas.com.