Hace unos años hubo una temporada en el que todo el mundo hablaba de la moda de los restaurantes clandestinos. Tras un tiempo y desigual suerte de estos locales, vuelve a resurgir el fenómeno en formato coctelería. Dos que valen mucho la pena:

El Paradiso (Barcelona)

Un cocktail bar que se esconde detrás de la nevera de Pastrami Bar, una bocatería en el Borne con el sello de Rooftop Smokehouse, expertos en ahumados artesanos. Antes de entrar en el paraíso clandestino, vale la pena probar el hit de su breve carta: efectivamente, el bocadillo de pastrami artesano. Atraviesa luego el frigorífico y alucina con el interiorismo de esta vanguardista coctelería, con lamas de madera y detalles tropicales en honor a su nombre. En la barra, cócteles de autor a precios asequibles a cargo de Giacomo Gianotti, quien ganó el título de mejor coctelero de España en 2014. Rera Palau, 4.

CLANDESTINOS coctelería

 

Hemingway (Madrid)

El renovado y céntrico hotel NH Collection Madrid Suecia -donde antaño se alojaron personajes como Ernest Hemingway o Che Guevara- rinde homenaje al escritor con una coctelería digna de los mejores speakeasy de la ley seca. Para acceder al Hemingway deberás ser capaz de encontrarlo. Una pista: hay que atravesar unos baños mixtos. El espacio está decorado con terciopelos y maderas procedentes de una iglesia parisina del siglo XVIII, y con la gracia del interiorista omnipresente Lázaro Rosa-Violán. Un ambiente intimista para disfrutar aún más de sus cócteles de autor. Marqués de Casa Riera, 4.

CLANDESTINOS Coctelería

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Le gustan más las tendencias que a Kate Moss.