Mucho se nombra, casi a modo de cachondeo, pero poco se sabe del Feng Shui, considerado el arte y la ciencia de la organización del espacio con el fin de maximizar la energía positiva. Nacida en la antigua China, esta doctrina se ha vuelto muy popular en todo el mundo y, aunque es mucho más complicada de lo que vamos a comentar aquí, estas 10 reglas asientan la base de cómo conseguir un espacio zen y repleto de energías positivas.

1 – Un recibidor bien amueblado

Las energías positivas entran en el hogar por la puerta principal. Por lo tanto, el recibidor debe ser acogedor y ordenado, sin muchos trastos ni obstáculos. No debe haber ningún objeto o mueble deteriorado y las plantas presentes deben estar perfectamente cuidadas.

2 – Dormitorios minimalistas

Este precepto es fundamental para conseguir una buena armonía. El desorden altera la fluctuación de energías positivas y puede tener como consecuencia la dispersión de la mente. Tener una vivienda ordenada y organizada repercutirá en una sensación de tranquilidad y relajación. Así, todo lo que está roto, no se utiliza o trae malos recuerdos debe ser erradicado, especialmente del espacio donde dormimos, zona sagrada para garantizar nuestro bienestar.

3 – Muebles bien puestos

Los muebles deben estar colocados de forma que no dificulten el movimiento a través del espacio: eso simboliza el paso libre de las energías. Otra regla básica a tener en cuenta es que las personas deben poder sentarse de espaldas contra la pared en cualquier momento, para sentirse apoyados y seguros.

4 –Trabajo y descanso, cada uno por su lado

Estudio, despacho o taller instalado en la misma vivienda familiar deben estar claramente separados de las zonas de vida cotidiana para permitir la relajación y un sueño reparador.

5 – Al loro con las reparaciones

Cualquier funcionalidad básica alterada (escalera, ventana o puerta rota) impide la libre circulación de las energías positivas, por lo que deben ser reparadas rápidamente.

6 – Espejos

Los espejos reflejan las energías positivas, así pues redoblan su potencia. Eso sí, un espejo nunca debe colgarse en el recibidor ya que la reverberación provoca que estas  ‘good vibes’ salgan por la puerta de entrada.

7 – Plantas, flores y frutas a tutiplén

Plantas verdes y flores frescas transmiten prosperidad y felicidad. Anotar que es recomendable evitar las plantas con espinas, así que siempre que se pueda: “by bye roses”. Sin embargo, las plantas están totalmente prohibidas en el dormitorio, donde es más recomendable la presencia de una cesta de fruta fresca que, dicen, favorece una vida sexual feliz. También se aconseja la presencia de limones y naranjas en toda la vivienda, ya que su aroma transmite bienestar y, según la cultura ancestral, serían portadores de buena suerte.

8 – Ese ruidito del agua

Esencial para el pleno funcionamiento del Feng Shui es la presencia de una fuente de agua cuyo sonido despierta un sentimiento de plenitud y armonía.

9 – Ojo con los colores

Los colores tienen un significado propio según el código del Feng Shui. Por ejemplo, el verde simboliza la naturaleza y representa la vida y la esperanza. El amarillo es poder y el rojo y el lila, la suerte. También se invita a decantarse por colores serenos, antes de elegir otros más oscuros o chillones, propensos a provocar una sensación de estrés y agobio.

10 – Evitar rincones y líneas rectas

El Feng Shui prefiere las curvas a los ángulos ‘agresivos’. En cuanto al mobiliario, vigilad que las puntas no apunten a la cama, sofá o sillas, para garantizar la seguridad y serenidad de quienes ocupan el hogar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Come, bebe, habla, viaja y escribe todo cuanto puede, y está claro que se lo pasa en grande. ¿Dónde? En Cocinatis, Gastronomistas, Time Out, The Shaker & The Jigger, Woman, Myvuelingcity… y más.