‘Frida Kahlo. Una Biografía’ (Lumen, 2016), de la ilustradora María Hesse, es un trabajo emotivo y cargado de simbolismo que repasa la complicada vida de la artista mexicana. En una charla en la librería Malpaso con su colega Albert Arrayás (‘Dalí’, ‘Besos en los bolsillos: 99 historias y una canción de amor’) Hesse nos ha desvelado algunas curiosidades del libro, como el proceso de creación de la tipografía que imita la escritura original de la protagonista. 

Hesse afirma que, a pesar de las dificultades que el programa tipográfico le causó, ha habido mucha gente capaz de reconocer la letra de Frida Kahlo en su libro. Otro aspecto llamativo es el origen de la idea de hacer este volumen, fruto de la casualidad de un encuentro de Hesse con Lumen en la feria Illustratour, en la que ella presentaba otra propuesta y en cuya carpeta llevaba un dibujo de Frida Kahlo.

Frida Kahlo. Una biografía

Casualidades aparte, es indiscutible que esta obra es totalmente diferente a lo que se ha hecho hasta ahora sobre la pintora mexicana. Hay detrás un gran trabajo de investigación que se complementa a la perfección con las ilustraciones de Hesse. Unos dibujos simbólicos que, como el trabajo de Frida Kahlo presente también en el libro con una adaptación propia de la autora, son la voz de las emociones de la protagonista en cada momento narrativo. Además, es la propia protagonista quien guía al lector en el transcurso de la narración. 

Para aquellos que no lo sepan, Frida Kahlo fue una superviviente. Con 18 años hizo frente a un grave accidente de tráfico que la sometió a más de 30 operaciones quirúrgicas y poco después a un matrimonio tormentoso con Diego Rivera, una relación de idas y venidas, llena de infidelidades por ambas partes y marcada por la ausencia de hijos a causa de los problemas de salud de ella. El dolor emocional y físico que le causaron estas tragedias fueron los detonantes de su obra artística. 

Frida Kahlo y Diego Rivera

Puede que algunos piensen que las ilustraciones son demasiado coloridas para representar la vida de una persona tan sufridora, pero tal y como afirma la propia Hesse, Frida Kahlo fue, a pesar de todo, una mujer muy vitalista. “Viva la vida” proclamaba en sus últimas obras, y el color es el mejor modo de expresar esta personalidad única. 

El primer álbum ilustrado de Hesse aporta una inédita y personal interpretación de la vida de la icónica Frida Kahlo, una mujer apasionada y luchadora que utilizaba la pintura como medio de expresión para sí misma, para superar su sufrimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Periodista en proceso de formación, amante de la cultura y los viajes