Si notas que tu cava sabe mejor cuando viene servido en una copa de vidrio que en una taza de plástico, tienes toda la razón. Y ello viene avalado por una explicación científica. En efecto, la composición del recipiente en el que se sirve esta bebida influye directamente en su sabor. Por ejemplo, si se sirve en una flauta de plástico o poliéster, las burbujas se adherirán a las paredes del vaso y crecerán antes de despegar, lo que cambiará el rendimiento del espumoso y, en última instancia, el sabor de la bebida.

“La formación de la burbuja en contacto con poliéster es completamente diferente a la del vidrio”, explicar el investigador Kyle S. Spratt, de la Universidad de Austin (Texas, EE.UU). Y lo mismo ocurre si la copa es de plástico, porque las burbujas se pegarán a las paredes y por lo tanto crecerán mucho antes de explotar en la superficie, tal y como han descubierto en la Universidad de Londres.

Por lo tanto, para saborear al máximo tu copita de cava, asegúrate de disfrutarla en una flauta de cristal. En esta temporada de vacaciones, este consejo será mucho más útil de lo que sospechas. Y a unos días de celebrar la verbena, seguro que te será muy útil.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que colabora con medios de ambos lados del Pirineo.