La sociedad española es una de las que más gasta en cafeterías, bares y restaurantes. Y no es para menos. España es el país con más establecimientos de este tipo por habitante de todo el mundo.

Los bares forman parte de nuestra cultura, de nuestra forma de vida, y un claro ejemplo de ello es Madrid. La capital española es una de esas ciudades que no se puede entender sin sus bares, su punto de encuentro para la vida social de los madrileños y visitantes. El escenario en el que todo puede pasar y donde personalidades totalmente dispares se reúnen para disfrutar de un café, una cervecita o una tapa.

Tal es su importancia en nuestras costumbres, que el periodista Mario Suárez les ha dedicado un libro. El Bar (Lunwerg, 2017) es un homenaje a los bares más significativos de Madrid, a modo de 45 reseñas ilustradas con fotografías de Javier Sánchez. Las anécdotas y testimonios personales de aquellos que contribuyeron a la creación de su leyenda culminan este repaso por su historia y evolución.

El libro está prologado por el director de cine Álex de la Iglesia quien, al mismo tiempo, es responsable de completar este proyecto multimedia con una película homónima. Una comedia negra de suspense que cuenta con la participación de Mario Casas, Terele Pávez, Carmen Machi o Blanca Suárez, entre otros.

Por otra parte, el libro El Bar incluye un capítulo final con comentarios de los protagonistas de la película sobre sus bares favoritos de Madrid o aquellos que han sido importantes para ellos. El Bar se pondrá a la venta en las librerías el 21 de marzo y se estrenará el día 24 en las salas de cine españolas.

Esta es solo una pequeña muestra de los bares más legendarios de Madrid:

  • Casa Labra
    Si algo hace especial a este bar es su historia. El 2 de mayo de 1879 fue testigo de la creación del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), por parte de Pablo Iglesias y sus compañeros. Una taberna tradicional madrileña en la que aún a día de hoy se pide la comida y la bebida por separado, se come de pie y se siguen haciendo sus famosos bocados de bacalao fritos.

    CASA LABRA

    Casa Labra

  • La Fontana de Oro
    De fonda a pub de estilo irlandés, pasando por café, esta es la evolución de La Fontana de Oro desde sus inicios a finales del siglo XVIII. Benito Pérez Galdós la inmortalizó la novela que lleva su nombre por título en 1870. El bar es un espacio único con fachadas de madera y un escaparate con decenas de botellas de destilados.

    La Fontana de Oro

    La Fontana de Oro

  • Casa González
    Su origen se remonta a 1931 como una tienda de ultramarinos, que durante la Guerra Civil española albergaba reuniones de socialistas que intentaban hacer frente a las fuerzas franquistas. En el periodo de postguerra fue el proveedor de la sociedad española, con clientes tan ilustres como Ortega y Gasset. A día de hoy, es un lugar muy solicitado, por lo que conseguir sitio es toda una hazaña.

    Casa González

    Casa González

  • Lhardy
    Un bar que ha ocupado páginas en las obras de Galdós, Mariano de Cavia y Azorín, que visitaba Alfonso XII y al que dicen que se escapaba Isabel II. Marcó tendencia al ser el primer bar que daba la posibilidad de hacer reservas telefónicas y dejar entrar a mujeres sin compañía masculina. Esta puede que fuera la razón por la que detuvieron a la espía Mata Hari camino al Hotel Palace después de comer aquí.

    Lhardy

    Lhardy

  • Museo Chicote
    Desde su apertura en 1931 ha recibido a muchos personajes ilustres de la talla del cineasta Luis Buñuel, aficionado a sus Dry Martinis. Cuenta la leyenda que a mediados de los años cincuenta, la actriz Ava Gardner y el torero Luis Miguel Dominguín utilizaban un túnel secreto que unía este bar con el bar vecino Cock para continuar con su romance cuando cerraba el otro establecimiento.

    Museo Chicote

    Museo Chicote

  • El Brillante
    Sus bocadillos de calamares han hecho la boca agua hasta al expresidente de los Estados Unidos, Bill Clinton, su mujer Hillary y su hija Chelsea. Se creó como un establecimiento para vender churros, porras y pollos asados y acabo convirtiéndose en una de las primeras cadenas de bares de Madrid, aunque actualmente sólo queda uno.

    El Brillante

    El Brillante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Periodista en proceso de formación, amante de la cultura y los viajes