Es cierto que da un poco de pereza eso de pegarte tres horas aguantando los chistes malos y los soporíferos agradecimientos de la gala de los Goya. Pero también sabes que si al día siguiente quieres participar en alguna conversación, tendrás que haberla visto. Aunque solo sea para criticar, que incluso el maestro de ceremonias, el actor y humorista Daniel Rovira, lo tiene asumido.

Apunta: la 30 edición de la fiesta del cine español se celebrará la noche del sábado 6 de febrero. Los centros de atención: si el presentador ha estado gracioso, el vestido de Penélope Cruz (y si le darán el Goya por ma ma), los números musicales (les sale siempre bastante mal), el discurso de Antonio Resines como presidente de la Academia (y si aludirá al fraude en las ayudas al cine), los extraños nominados a mejor intérprete revelación (Antonia Guzmán, la abuela de 93 años de Daniel Guzmán, y el director de cine Fernando Colomo) y el homenaje a Mario Ozores, que no sabemos si se limitará a ser emotivo, a quejarse porque le llega tarde o a balbucear uno de su ininteligibles ‘speech’.

“Truman” y “La novia”, a por los Goya

Mejor que la gala en sí es ponerse al día con la cartelera para ver las películas con más posibilidades de ganar y poder debatir, cual gafapasta esnob, si estás de acuerdo o no con la Academia. Dos imprescindibles: La novia y Truman. La primera es la que acapara más nominaciones pero la segunda lo está en las más importantes y puede dar la campanada.

Película

La Novia.

La novia, dirigida por Paula Ortiz, es una bella adaptación de la tragedia Bodas de sangre, de Federico García Lorca. Intensa, emotiva, lírica, preciosista y con una buena interpretación de Inma Cuesta, Asier Etxeandía y Álex García, cuenta el triángulo amoroso entre una pareja a punto de casarse y Leonardo. Él y la novia están enamorados, así que poco futuro tiene esa boda.

Ricardo Darín y Javier Cámara están que se salen en Truman, la tragicomedia de Cesc Gay que narra el último encuentro entre dos amigos de la infancia y que te emocionará mucho, pero que también te hará reír. El drama del cáncer tratado desde otra perspectiva. El argentino Ricardo Darín ya está haciendo un sitio al Goya encima de su tele.

Película

Truman.

La otra apuesta bastante segura es la de Daniel Guzmán como director novel por A cambio de nada, una película de crecimiento sobre un adolescente conflictivo, muy reñida con Leticia Dolera y su encantadora comedia romántica Requisitos para ser una persona normal. Ambas muy recomendables. Si ya has visto estas cuatro, sigue con dos de las nominadas a mejor película y mejor dirección, Nadie quiere la noche, de Isabel Coixet y Un día perfecto, de Fernando León de Aranoa, aunque es probable que se vayan con las manos vacías.

 

Iñárritu: el coleccionista de Oscars

La gala de los Oscar se celebrará el domingo 28 de febrero y tiene aires de ‘dejà vu’. Después de arrasar el año pasado con Birdman, el mexicano Alejandro González Iñárritu quiere repetir triunfo con la historia de venganza de El renacido, basada en hechos reales. El morbo es si Leo DiCaprio se llevará por fin la estatuilla (eso parece); la pregunta es si debía hacerlo precisamente con esta película. Marcada por un rodaje muy complicado, el resultado es un film brutal, visceral y de una impactante fotografía visual, en el que se reflexiona sobre los límites del ser humano pero desde la acción y la aventura, no desde una actitud profunda ni intelectual.

El renacido

El Renacido.

A El renacido le sigue Mad Max: Furia en la carretera en número de estatuillas. Pero aunque la cuarta entrega de esta saga post-apocalíptica acumule un total de diez es probable que se quede en un bluf. Eso sí, la película es igual recomendable si te gusta la acción, el ritmo y el entretenimiento. El ‘blockbuster’ no siempre está reñido con la calidad.

Las otras películas que deberías ver antes de los Oscar: El puente de los espías, la peli de Steven Spielberg sobre un abogado que debe rescatar a un piloto en plena Guerra Fría; Spotlight, sobre el escándalo de los casos de pederastia cometidos durante décadas por curas de Massachussets; y La habitación, el drama de una mujer secuestrada en un cubículo y cómo se las debe ingeniar para aún así hacer feliz a su hijo (ojo con la desconocida Brie Larson que podría ganar el premio a mejor actriz). Veremos si Iñárritu les deja algo.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Le gustan más las tendencias que a Kate Moss.