El Centro Botín de Santander acaba de inaugurar una muestra única y antológica, que exhibirá los principales trabajos escultóricos de Joan Miró y su original proceso creativo, alejado de los cánones tradicionales. Esta exposición, reunirá por primera vez más de un centenar de esculturas de todos los periodos artísticos del artista (Barcelona, 1893 – Palma, 1983), además de dibujos, bocetos preparatorios de sus trabajos, fotografías, vídeos en los que puede contemplarse su proceso en la fundición y los objetos con los que creaba sus obras, gran parte de ellos inéditos, reunidos por primera vez y restaurados expresamente para esta exposición.

El ensamblaje de materiales recogidos por el propio Miró en sus paseos por el campo y la transformación de objetos cotidianos en piezas artísticas son las señas de identidad de su trabajo escultórico, y la libertad y la poesía fueron la esencia de todas sus creaciones. “Me siento atraído por una fuerza magnética hacia un objeto, sin premeditación alguna; luego me siento atraído por otro objeto que al verse ligado al primero produce un choque poético, pasando antes por ese flechazo plástico, físico, que hace que la poesía te conmueva realmente y sin el cual no sería eficaz…”, explicaba respecto a su proceso creativo.

Joan Miró: Esculturas 1928-1982 se podrá disfrutar en el nuevo centro de arte de la Fundación Botín, en Santander, hasta el 2 de septiembre de 2018. La selección de obras abarca desde la primera pieza, creada en 1928, hasta la última, fechada en 1982. Asimismo, están representados todos los materiales con los que trabajó el artista: hierro, bronce, madera, pintura, fibras de vidrio, poliuretano o resinas sintéticas. Se incluye también una selección de la colección privada de pequeños y curiosos objetos que el propio Miró atesoraba en las estanterías de su biblioteca, la cual ha cedido generosamente su familia y que es, en cierto modo, el fundamento de su mundo escultórico. Según el propio artista, “Quiero hacer esculturas enormes. Me preparo amontonando cosas en mi estudio”. Y ciertamente, “crea con ellos un mundo fantasmagórico, irónico y lúdico, pudiendo parecer incluso que la escultura esta formada por  una conjunción inverosímil de objetos, obtenidos al azar; pero nada más lejos de la realidad. Miró intuía y buscaba las formas”, afirma María José Salazar, comisaria de la exhibición.

La mayoría de las piezas provienen de la colección privada de la familia de Miró, de la Fundació Miró de Barcelona y de la Fundació Pilar i Joan Miró de Mallorca, además de obras cedidas por instituciones internacionales, entre las que destacan el Museum of Modern Art de Nueva York,  la The Pierre and Tana Matisse Foundation de Nueva York, la Fondation Maeght de Saint-Paul-de -Vence y la Galerie Lelong de París; así como el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, la Fundación La Caixa o el Gobierno de las Islas Baleares.

 

 

La exposición se ha dispuesto, considerando la cronología, en cinco espacios. En líneas generales, se puede afirmar que ‘Joan Miro: Esculturas 1928-1982’ exhibirá una selección de sus mejores construcciones, ensamblajes, esculturas monumentales, así como imágenes diversas de su proceso creador tomadas por grandes fotógrafos como Joaquim Gomis, Josep Planas Montanyà o Francesc Catalá-Roca; de bocetos que nos remiten a su constante entrega y búsqueda de las formas y, especialmente, de los materiales originales con los que concibe las piezas en la soledad de su estudio.

Esta muestra incluirá piezas significativas como Danseuse Espagnole (1928), que es su primer trabajo en la búsqueda de una tercera dimensión, o la construcción Painting –Object (1931). También destacan obras que el artista denomina Femme, con las que crea sus primeros bronces en 1949 o que retoma un año más tarde, entremezclando hueso, piedra y hierro. Sus esculturas pintadas de 1967, como Femme et oiseauPersonnage o Jeune fille s’évadant, entre otros trabajos; esculturas monumentales, como Femme Monument (1970), Personnage y Porte I, ambas de 1974, L’Oeil attire les diamants(1974), en la que retoma trabajos experimentales, o Souvenir de la Tour Eiffel (1977), una escultura de tres metros de altura concebida con objetos ensamblados.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que colabora con medios de ambos lados del Pirineo.