El Dry Martini de Javier de las Muelas abrió sus puertas hace 40 años. Inaugurado en 1978 por Pedro Carbonell, iba a ser una martinería. De hecho, solamente se servían Martinis.

En esos primeros años era un bar de caballeros, con una clientela fija y un saber hacer tradicional. Unas gruesas cortinas impedían ver qué sucedía en su interior y, tras cruzar el umbral, el cliente se adentraba en un local de estilo clásico inglés, sus materiales eran cuero, madera y latón y una gran barra con una impresionante mise en place de 3 metros dedicada sólo a oficiar martinis y con un espejo detrás donde estaba grabado en letras escarchadas la emblemática receta: de ginebra y vermut.

En 1996, Javier de las Muelas – barman y persona apasionada por el arte y el diseño, y como él mismo se define, sacerdote de bares que son iglesias – se convierte en el propietario de la icónica coctelería. De las Muelas, creador en 1979 y 1982 de los dos míticos Gimlets, así como de otros establecimientos referentes como Nick Havanna y Casa Fernández todos ellos en Barcelona cumple su sueño y lleva todo su universo personal al Dry Martini Bar desde el respeto máximo a su esencia. Mantiene el estilo de Cocktail Bar; los barmen siguen vistiendo las clásicas chaquetillas blancas y dando aún más si cabe valor a la cultura de servicio que es referencia para Javier y su  equipo, y siempre continuando con la tradición de registrar los martinis servidos.

En sus inicios, Pedro Carbonell anotaba religiosamente cada uno de los  cócteles servidos en una libreta azul y, más tarde utilizando la caja registradora. Cuando Javier de las Muelas tomó el legado del Dry Martini, diseñó un marcador luminoso con números rojos: el Dry Martini Counter. Un sistema que permitía contabilizar cada uno de los martinis servidos hasta llegar a la cifra de un millón de dry martinis que se sirvieron hasta el año 2010. “Recibimos llamadas y peticiones de todas partes interesándose por tomar la copa un millón. Sin embargo, queríamos que esta cifra llegase por casualidad. Que el cliente fuera un feligrés más, alguien que viniera al bar una noche cualquiera y pidiese su copa”, recuerda Javier de las Muelas.

Así, el 30 de junio del 2010, una clienta, abogada de profesión se acercó hasta la barra y pidió la emblemática bebida. Los números rojos del contador avanzaron. Se registraba el número un millón de Dry Martinis. “Nos hizo especial ilusión. Además, el hecho de que fuese una mujer suponía la confirmación de que los cambios a abrirnos hacia un nuevo público era lo correcto”, cuenta.

Durante todos estos años, la esencia del Dry Martini y las bases se han mantenido casi intactas pero Javier de las Muelas acometió algunos cambios que permiten al local evolucionar y llegar a nuevos públicos. Así, entre sus primeras mujeres y a los más jóvenes. Dejó de ser un bar de caballeros y levantó su cortina, al mismo tiempo que conservaba su aire inglés original. “Tenía muy claro que para poder ir más allá, para que el Dry Martini ocupase el lugar que merecía, teníamos que abrirlo a mujeres y a gente joven”, explica el coctelero.

Este deseo de evolución y exigencia por el producto ha llevado a Javier de las Muelas a incorporar diversas colecciones y creaciones de cócteles como los Spoon Martinis o los Excentrics. Para él, es
importante crear y aportar  experiencias a sus clientes. De las Muelas cree que sus espacios son iglesias y sus clientes, feligreses. Servir el cóctel en la  mise en place de la barra es todo un acto pleno de liturgia.

“Esta historia empieza con un sueño. El sueño de Pedro Carbonell quien imaginó abrir en Barcelona un local con personalidad dedicado al cóctel por excelencia: el Dry Martini. Hace 22 años heredé ese sueño
y, a día de hoy, hemos conseguido hacer del Dry Martini una forma de vida que trasciende del propio bar. Un proyecto que hoy es global y al que todavía le quedan muchos años de recorrido”, destaca Javier de las Muelas.

Además, apasionado por lo que representaban aquellos años 20/30 del siglo pasado y de su estética y de los bares clandestinos que surgieron durante la Ley Seca en Estados Unidos, el almacén del Dry Martini le inspiró a Javier de las Muelas para rendir tributo a esa época, creando el primer Speakeasy a nivel mundial realizado en este siglo. Un espacio que ya había sido desde el año 1996 punto de encuentro de la sociedad catalana –artistas, periodistas, empresarios– que accedían dejando atrás su apellido y celebraban tertulias culturales.

En 2002, ese concepto desarrollado en la trastienda,  evoluciona para acoger el Speakeasy Restaurant con entrada independiente del local y acceso con contraseña que homenajea a esos bares clandestinos.

40º aniversario con más proyectos

Javier de las Muelas es un creador a quien no le gusta encorsetarse en un solo ámbito. Considera que su trabajo es más enriquecedor, al incorporar aspectos de diferentes disciplinas, marcándose la exigencia
de evolucionar constantemente, y busca inspiración en la música, arte y movimientos sociales. Por ello celebra las cuatro décadas del Dry Martini embarcándose en nuevos proyectos y colaboraciones en el ámbito de la mitología, gastronomía, arte y moda.

Javier de las Muelas publica The Bar. Homenaje al Dry Martini, el libro que recopila los mejores momentos del bar desde que abrió sus puertas y rinde tributo al icónico cóctel. En sus páginas, recoge imágenes históricas del bar; la evolución de la carta de cócteles y las anécdotas vividas tras la barra como la primera boda que ofició en el local. “Ataviado con un alzacuellos, cumplí un
sueño que ni siquiera sabía que tenía: casar a una pareja”, recuerda.

Además, este libro destaca la conexión del local con el arte. El icónico dry martini ha inspirado a numerosos artistas –como Ian Fleming, que refleja la pasión de James Bond por esta bebida o Ernest
Hemingway, quien plasmó en su obra Adiós a las armas cómo el martini era símbolo de civilización y humanidad– y Javier de las Muelas le rinde su particular homenaje a través de los cuadros que
cuelgan en las paredes de sus bares. Además, su afición por el arte se plasma también en la colaboración con el artista japonés Yoshi Sislay, quien ha reflejado a través de ilustraciones y bocetos en blanco y negro los 40 años de vida del Dry.

Javier de las Muelas y los bartenders de los mejores bares del mundo se unen para rendir un homenaje al Rey de la coctelería: el dry martini. Durante la última semana de noviembre, los bares más
emblemáticos de todo el mundo servirán como cóctel del día esta creación con sus particulares versiones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.