Para gustos, los cócteles, sean o no de colores. Pero más allá del paladar, muchos combinados tienen una historia o unos ingredientes con los que te podrías identificar. Elegimos cuatro clásicos para cuatro perfiles.

SBAGLIATO

Si eres de los que se adaptan a los cambios, de lo que se divierten cambiando de guión, de los que entienden los errores como oportunidades para aprender y progresar, este es tu cóctel. El nombre lo dice todo: sbagliato, en italiano, significa equivocado, erróneo. Y la razón es que -cuentan las crónicas- Mirko Stocchetto, barman del Bar Basso de Milán, iba tan atareado que se equivocó al preparar un Negroni, ya que puso un ‘spumante’ en vez de ginebra. El cliente le llamó la atención (“sbagliato, sbagliato!”, le dijo) pero le gustó tanto esa bebida más suave que la original que se lo bebió. Corrían los años 60 y había nacido uno de los combinados más inmortales. Aún hoy se puede pedir en la coctelería milanesa donde se equivocaron para suerte de nuestros paladares. Lleva tres partes iguales de Campari, vermut rojo y ‘spumante’ (¿por qué no poner un cava Esplendor 2013 de Vardon Kennett en vez de un prosecco?).

COSMOPOLITAN

Sofisticado y/o un punto femenino. Acaso glamouroso. ¿Eres tú así? Pues así es el Cosmpolitan. No es que lo digamos nosotros, es que lo dice todo el mundo. Será porque se popularizó en la serie ‘Sexo en Nueva York’  (‘Sex and the city’), en la que Carie Bradshaw (Sarah Jessica Parker) o que Madonna le daba a esa copa Martini de tonos rojizos en el Rainbow Room de Nueva York en 1996. Lleva vodka (nos gusta el Belga para este combinado), triple seco (como Cointreau o Grand Marnier), zumo de arándanos y zumo de lima recién exprimido.

PISCO SOUR

Solo quien a este lado del Atlántico tuvo la mente abierta, gustaba de pisar territorios inexplorados, amaba viajar y descubrir mundos (no solo paisajes sino también sensaciones) quiso atreverse a probar el pisco sour por primera vez. Un cóctel que viene de Perú o de Chile (ambos países discuten su ‘autoría’) y que en sus inicios podría hacer arrugar la nariz a los más conservadores. ¿Un aguardiente de uvas como el pisco? ¿Una clara de huevo? ¿Para qué ir a probar cosas exóticas teniendo valores seguros en casa? Pues por suerte esos prejuicios fueron derribados y hoy en día pisco sour está en todas las coctelerías del mundo. Así que si eres de los que viaja con los sentidos y la mente, este es tu cóctel. Por cierto, además de pisco (te recomendamos El Gobernador) y clara de huevo, lleva zumo de limón, jarabe de goma y angostura.

SIDECAR

Los frioleros y los que disfrutan con un trago intenso tienen en el Sidecar una buena opción. Basta saber por qué se llama así para que entiendas el por qué. Cuenta la leyenda que un coronel del ejército de los años 30 visitaba cada día el Harry’s Bar de París a lomos de su moto. Y como venía pelado de frío, pedía un cóctel que le hiciera entrar calor. Allí crearon para él un cóctel potente que, por lo visto, le gustaba muchísimo. Tanto que al salir del local tenía que ser llevado de vuelta a casa… en sidecar. Este cóctel lleva brandy (apostamos por el Jaime I), triple seco y jugo de limón.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Si le preguntan por su profesión, responderá: "Periodista". Si le preguntan por su vida personal, repetirá: "Periodista". Vivir la vida y contarla. No hay nada que le guste más, sea desde El Periódico de Catalunya, donde es el responsable de las secciones Gente y Gourmet's, o desde www.gastronomistas.com.