Si eres runner y lo tuyo es devorar kilómetros a golpe de zapatilla, sudor y esfuerzo allá donde estés, vas a tener la oportunidad de descubrir –o redescubrir–rincones de esta ciudad de una forma distinta a la habitual. Te desvelamos las mejores rutas para descubrir Bilbao corriendo.

¿Quién dice que viajar por trabajo es aburrido?

Es verdad, Bilbao es un destino muy concurrido cuando se habla de viajes de trabajo. Pero aquellos que están obligados a desplazarse por temas laborales, sea el trabajo que sea, suelen tener la misma queja: a pesar de visitar constantemente sitios nuevos, no tienen tiempo para visitarlos. Y entonces nosotros proponemos juntar una sesión de running para despejarse de los asuntos laborables, pero también para conocer Bilbao. A través de una ruta por la Ría podrás descubrir los lugares más emblemáticos en tan solo una hora. El hotel Barceló Bilbao Nervión tiene la ubicación perfecta para hacer esta ruta que comienza en el Ayuntamiento de Bilbao frente a la escultura de Oteiza y discurre a lo largo del paseo junto a la Ría y sus puentes, con vistas al Guggenheim y pasando por edificios icónicos como la Universidad de Deusto o el Palacio Euskalduna.

Si lo tuyo son los parques

Si lo que te mola es correr en los parques, estás de suerte. En Begoña podrás encontrar el Parque Etxebarría, el más grande de Bilbao. Se accede desde el Casco Viejo y puedes corres sobre hierba o por los senderos asfaltado. Y te aseguramos que no serás la única persona que corre por allí, puesto que existe toda una red de trazados interiores al parque: algunos de ellos combinan hierba y asfalto, por si corres con alguien que tiene gustos diferentes a los tuyos. Y si te quedas con ganas de más, cuando termines el trazado del parque siempre podrás seguir por la Ría.

En medio de la naturaleza

El parque puede estar bien para sesión de running durante la semana, pero si quieres salir de la ciudad y correr en el medio de la naturaleza, claramente tu destino es Artxanda, uno de los pulmones de Bilbao. Podrás llegar en coche o en El Funicular de Artxanda, toda una experiencia que te permitirá disfrutar no sólo del ejercicio y el aire libre sino también de las impresionantes vistas de Bilbao que ofrece su mirador. Pero si te atreves con más y quieres deshacerte del estrés diario y recargar los pulmones con aire puro, te proponemos subir al monte Pagasarri (673 metros) donde podrás contemplar y entender por qué a Bilbao se le llama Botxo (el agujero).

Para los que viajar y correr es un placer

Bilbao ofrece rutas variadas para todo korrikalari. Una de ellas es un recorrido por el centro aprovechando sus anchas calles, en el que podrás contemplar otros puntos de interés y de gran relevancia de la villa bilbaína. El punto de partida de esta ruta es el estadio de San Mamés, pasando por el Teatro Arriaga y terminando en el Ayuntamiento de Bilbao.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.