La ciudad de Tarragona acoge a sus visitantes con un monumental conjunto histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y con 15 kilómetros de costa donde encontramos, desde grandes playas de fácil acceso, hasta calas recónditas y paradisíacas.

Algunas playas más desconocidas y apartadas son auténticos paraísos de arena blanca, aguas cristalinas y naturaleza virgen. De hecho, algunas de ellas están rodeadas de zonas naturales protegidas o ecosistemas de dunas, pájaros y vegetación.

Para que disfrutes de estas playas de ensueño, sin necesidad de irte un país lejano, te recomendamos las calas más exóticas que no puedes perderte si estás en Tarragona.

Cala Jovera

La Cala Jovera es una preciosa cala rodeada por naturaleza a los pies del magnífico Castillo de Tamarit, situado a escasos quilómetros de Tarragona. Esta pequeña playa, mide tan solo 90 metros de largo por 20 de ancho, está formada por arena dorada y aguas cristalinas, lo que la convierte en una de las playas más bellas de la zona. El bosque que rodea la playa y el Castillo forman una imagen espectacular difícilmente igualable.

 

Cala Fonda

Esta cala de 200 metros de longitud se encuentra a tan solo 10 kilómetros del centro de Tarragona, dentro del llamado bosque de La Marquesa. Su arena fina y aguas calmadas nos ofrecen un lugar perfecto para relajarnos y entrar en contacto con una atmósfera íntima y salvaje. Conocida entre los locales como “waikiki”, es una de las playas nudistas más famosas de la zona. Protegida por acantilados, no es fácil llegar hasta ella y, precisamente por eso, es una cala muy tranquila y poco transitada de una gran belleza. Cala Fonda fue nombra hace años Playa Virgen de Tarragona.

 

Cala Capellans

Cala Capellans es una hermosa cala de apenas 50 metros de longitud que también cuenta con el distintivo de Playa Virgen de Tarragona. Rodeada de naturaleza, es un pequeño oasis de paz y tranquilidad. Esta playa cuenta con unas aguas cristalinas excepcionales y unos pequeños acantilados coronados por un bosque de pinos que dan forma a uno de los rincones más mágicos del Litoral. Aquí no hay chiringuitos, así que es recomendable llevar comida y bebida si piensas pasar todo el día en la playa. La cala cuenta con una zona de picnic bajo la sombra del frondoso bosque de pinos. Esta zona está un poco elevada sobre el nivel del mar y se accede a ella por unas escaleras desde donde se respira un aire puro y refrescante.

 

La Savinosa

Situada en un entorno natural rodeada de bosque y vegetación, la Savinosa está formada por arena dorada y aguas claras y transparentes, que suelen estar muy tranquilas. La playa se extiende a lo largo de 350 metros de longitud y 30 metros de ancho. Cuenta con pasarelas, acceso para personas con movilidad reducida y aparcamiento. Hay que tener en cuenta que la mitad de la playa es naturista y se practica el nudismo, aunque también se puede ir en bañador.

Después de disfrutar un agradable día de playa en una de estas playas de película, no dudes en acercarte a Tarragona y descubrir su interesante patrimonio cultural y su rica gastronomía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.