Entras en Fromagerie Can Luc (Berga, 4, Barcelona) y te invade un aroma a queso tan irresistible que tu primer impulso es comprar este, este, este y este. Y este otro. Ah, y aquel de allí también. Ponme otro más, por favor. En fin, una locura. Pero cuando te tranquilizas y eliges con cabeza, te preguntas: ¿con qué vinos acompañarlos? Así que le preguntamos a todo un experto como Luc Talbordet, amo y señor de esta tienda, para que nos brinde su sabiduría y nos aconseje qué vino beber con estos cuatro quesos que tanto nos gustan. Y él, encantado, nos propone estas cuatro combinaciones.

Roquefort con Le temps des brumes (Pays d’Oc)

“Un maridaje de lo más obvio y clásico pero también de lo más efectivo: un vino dulce con un queso azul tipo roquefort, un gewurztraminer (una de las variedades de uva alsacianas por excelencia) hecho en el Languedoc, que tiene más sol porque está en el sur de Francia. Le temps des brumes 2015, en concreto, pertenece a una vendimia tardía, por lo que es muy afrutado, dulce y muy licoroso. Ese dulzor equilibra y suaviza el punto de sal del roquefort, un queso de leche cruda de oveja de gran fuerza”.

queso y vino

Chaource y champán Cuvée Rosée Jean-Marie Bandock (Champagne)

“Este queso de pasta blanda con corteza enmohecida se denomina de triple crema porque le agregan crema a la cuajada, lo que aporta una textura muuuuy densa, muuuy mantecosa. La cremosidad llama a la burbuja, es decir, que le va de maravilla un espumoso, sea champán, cava o prosecco, porque ayuda a limpiar el paladar después de cada bocado. Como este queso de leche cruda de vaca de ‘fermier’ (de pastor de granja) se produce en la región de Champagne, lo ideal es maridarlo con un champán. En este caso, con el Cuvée Rosée de Jean-Marie Bandock. Se trata de un grand cru de un pequeño productor de Bouzy que ha sido elaborado con pinot nooir y chardonnay. Este rosado afrutado le va de perlas al chaource, un queso bastante fresco y con un punto de acidez láctico”.

queso y vino

Payoyo y Blanco Fermentado en Barrica de Hacienda El Ternero (Rioja)

“Hay poquitos blancos en La Rioja como este. A mí me gusta porque al haber fermentado en barrica tiene un toque amaderado y curioso, ligeramente ahumado, especiado incluso. Tiene cuerpo. Todo eso le va muy bien a un queso de cabra como este payoyo de leche pasteurizada y curada de cabra de Cádiz, con pimentón ligeramente picante, que no ahumado. El frescor del vino blanco (porque se sirve frío), la textura quebradiza, el pimentón y el sabor de la cabra, muy presente y potente, combinan perfectamente con este vino que completa el conjunto con el toque ahumado de la barrica”.

queso y vino

Puigpedrós y Englora 2013 (Montsant)

“Este queso artesanal de la Cerdanya elaborado con leche cruda de vaca y corteza lavada, tan oloroso, de masa elástica, tierna y blanda pero imposible de untar, se puede comer solo o con una tostatita porque es muy potente, muy láctico, muy animal. Se nota el establo. Y eso requiere un tinto con bastante cuerpo que aguante la potencia del queso porque sino este anularía al vino. Es básico igualar las intensidades de ambos productos. Y en este caso, un montsant es un valor seguro. Este Englora del 2013 se ha criado 10 meses en barrica. Con un coupage de garnacha negra, cariñena, merlot, syrah y cabernet sauvignon, resulta muy redondo, potente pero sin ser agresivo ni astringente, con pocos taninos. Por eso acompaña tan bien la potencia y los aromas de este queso, sin que se peleen con él, de manera que al final puedes disfrutar de las notas potentes de cada uno”.

queso y vino

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Si le preguntan por su profesión, responderá: "Periodista". Si le preguntan por su vida personal, repetirá: "Periodista". Vivir la vida y contarla. No hay nada que le guste más, sea desde El Periódico de Catalunya, donde es el responsable de las secciones Gente y Gourmet's, o desde www.gastronomistas.com.