Siempre podemos revisitar El Código Da Vinci, hacer sudokus, leer las historias reales de Pronto o dedicar las horas a pensar que el año que viene empezaremos la operación bikini un poco antes. Pero también podemos olvidar el mundanal ruido y entregarnos a la lectura de alguna de estas novelas en las que el mar es el protagonista. Cuatro grandes libros que pueden (deben) leerse en cualquier momento, pero que cobran especial sentido acompañadas del rumor de las olas.

El mar (John Banville, 2006)
Precioso relato ubicado en un pueblo de la costa británica, donde busca cobijo un escritor tras la muerte de su esposa. La prosa lírica y evocadora de Banville retrata dos momentos de la vida del protagonista: un presente doloroso y triste y un pasado feliz, cuando el autor era niño y descubrió la vida, el sexo, el amor y, finalmente, la tragedia. ‘El mar’ es una de las grandes novelas de los últimos años, una reflexión bonita y a menudo desgarrada sobre la nostalgia y el amor, siempre con un telón de fondo a ratos cálido y otros hostil, como la propia vida: el mar.

libros y mar

El mar, el mar (Iris Murdoch, 1978)

Un merecidísimo Booker consiguió Iris Murdoch por esta novela espléndida, un despliegue en toda regla de conocimiento del género humano, como ocurre con toda la obra de la autora. El mar es el auténtico protagonista de gran parte de la obra de la escritora irlandesa, que fue durante toda su vida una gran aficionada a nadar en aguas turbias. De hecho, en otra de sus grandes novelas, Amantes y enemigos, el mar constituye el punto álgido de la novela, a la vez causa y consecuencia de su desenlace. Murdoch se revela aquí como una escritora fantástica, a la altura de los grandes nombres de la literatura anglosajona del siglo XX y, sin embargo, siempre a la sombra de esos autores que nos vienen a la cabeza a la primera. Todos hombres, curiosamente.

libros y mar

El viejo y el mar (Ernest Hemingway, 1952)

Cualquier momento es bueno para descubrir o revisitar a Hemingway. Concretamente El viejo y el mar, una de las grandes novelas del siglo XX, que el autor escribió durante su estancia en Cuba y que reflexiona, entre otras cosas, sobre uno de los grandes temas universales: la lucha entre el hombre y la naturaleza y, con ella, el pulso constante que mantenemos con la vida, especialmente descorazonador en la vejez. Santiago, el viejo pescador protagonista de esta novela magistralmente escrita, que muestra la grandeza de un escritor cuya personalidad extrema puede provocar ligera tirria, somos en realidad un poco todos nosotros. Y es que las vacaciones, frente al mar, lejos de todo, son un gran momento para recordar (e interiorizar) las palabras del viejo Ernest: “El hombre no está hecho para la derrota. Un hombre puede ser destruido, pero nunca derrotado”. Amén.

Ernest Hemingway

Crematorio (Rafael Chirbes, 2007)
El autor valenciano nos dejó, tras su fallecimiento en 2015, una de las mejores novelas de la literatura española del siglo XXI, ambientada en un pueblo de la costa levantina. Al contrario que el de Murdoch, Hemingway o Banville, el mar de Chirbes no tiene un halo místico y evocador capaz de envolver todo el relato, sino que es el testigo de todos esos tejemanejes urbanísticos que tenían lugar al filo de la legalidad, en tiempos de la burbuja, en toda la costa levantina. El mar de Chirbes es testigo y artífice de esas grandes reuniones en yates en las que no faltan la coca, las prostitutas y los concejales; aquellos aquelarres de grandes hombres, cuando España supuestamente iba bien, en los que se gestaron aquellos polvos que nos han traido los lodos en los que todavía nos revolcamos. Y lo que nos queda.

libros y mar

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Come, bebe, habla, viaja y escribe todo cuanto puede, y está claro que se lo pasa en grande. ¿Dónde? En Cocinatis, Gastronomistas, Time Out, The Shaker & The Jigger, Woman, Myvuelingcity… y más.