Si estás en la Costa Brava y quieres disfrutar del sol y la playa en familia, mientras hacéis un poco de ejercicio a lado del mar, los “camins de ronda” serán vuestro mejor plan. Estos caminos permiten dar un agradable paseo, accesible a personas de todas las edades, que os llevaran a calas y playas paradisíacas -donde poder darse un chapuzón- a miradores espectaculares y a rincones con una naturaleza casi virgen.

Estos caminos, que antiguamente servían para vigilar el contrabando, se han convertido en una de las mejores maneras para descubrir la belleza del paisaje de la Costa Brava. Además, estos tres itinerarios son aptos para compartirlos en la familia. ¡Disfrútalos!

Calella Palafrugell

Camí de ronda a Calella de Palafrugell

Algunas de las mejores panorámicas de la Costa Brava se encuentran en el camino que une Calella de Palafrugell y Llafranc. El itinerario entre estos dos pueblos pescadores es fácil y llano. Además, ofrece muchas opciones donde poder darse un baño, por ejemplo, la Cala del Golfet -a los pies del castell de Cap Roig- o en las playas del Port Pelegrí, Port Bo y Canadell. Si os animáis a subir al Far de San Sebastià, situado en un acantilado a 170 metros sobre el mar, vuestro esfuerzo se verá recompensado con unas maravillosas vistas de la Costa Brava.
Este camino pasa por zonas urbanizadas, así que podréis parar a tomar algo y descansar.

Cala Montgo

Camí de ronda a l’Escala

Desde la playa de Riells, un paraíso para los niños por la poca profundidad del agua y su fina arena, podemos recorrer un camino que bordea el mar hasta llegar al pueblo medieval de Sant Martí d’Empúries, un lugar fantástico para una visita cultural y entretenida.
Si emprendemos la marcha en sentido contrario, el camino nos llevará hasta Cala Montgó, pasando por el puerto de l’Escala, recorriendo senderos más vírgenes y salvajes, con fantásticas vistas del golfo de Roses.

Playa Fenals_Lloret

Camí de ronda a Lloret de Mar

Desde la playa de Lloret, en dirección a Blanes, un camino ondulante nos descubre rincones encantadores como la cala de sa Caravera, el mirador con el monumento a la mujer marinera, las ruinas del castillo de Sant Joan o la playa de Fenals, equipada con todos los servicios.
En la otra punta de la playa de Lloret, en dirección a Tossa de Mar, arranca un camino entre la vegetación que avanza atravesando playas como sa Caleta, cala dels Frares o Punta del Cabdells. Para este recorrido, ten en cuenta que en el camino hay tramos con escaleras un poco abruptas.

Elijas el itinerario que elijas, seguro que pasaréis una divertida jornada familiar, descubriendo la Costa Brava desde otro punto de vista y descubriendo algunos de los rincones más bellos y salvajes de la zona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.