Hace más de diez años que en Madrid se puso en marcha un enérgico plan de innovación y transformación de mercados municipales; una apuesta que ha modernizado la oferta y supuesto un revulsivo sin precedentes para estos espacios. Ahora, son un reclamo turístico de primera línea para una ciudad que puede presumir de tener mercados para todos los gustos. Y es que en ellos se compra, pero también se come, se bebe, se vive, se aprende, se experimenta.

San Miguel, San Antón y San Ildefonso: céntricos y turísticos

Te puede gustar más o menos, pero lo que nadie puede negar es que San Miguel es uno de los edificios más bonitos que regala en centro de Madrid. A dos pasos de la Plaza Mayor, un impresionante espacio de hierro y cristal donde desfilan puestos con nombre propio: carnes de Raza Nostra, pescados de El Señor Martín, embutidos de Carrasco Guijuelo, dulces del Horno de San Onofre… Puedes hacer parada para disfrutar de unas ostras con champagne, un vino y un plato de ibérico y hasta de un buen cóctel. Si eres un sibarita, es tu lugar.

En la misma línea, pero esta vez en Chueca, se levanta el Mercado de San Antón, donde podrás comprar carnes de avestruz o de cebra, los deliciosos quesos de La Charcutería de Octavio o panes de Viena La Baguette. La última planta está dedicada a la restauración, con un espacio gastro donde si quieres te cocinan lo que compras en el mercado, así como una terraza al aire libre que es un lujazo. Y sin salir de la zona, pero concebido como un ‘street food market’, otra opción es el Mercado de San Ildefonso, con tres plantas, terrazas interiores y una veintena de puestos donde puedes pasar de un vinito a un ceviche o de un café a un crêpe sin despeinarte. Muy animado todo el día.

Vinitos y compras por madrid 

Antón Martín y San Fernando: autenticidad y ambiente Lavapiés

Dos mercados de siempre que no han perdido ese aire de barrio con su puesta al día, y que mantienen un acertado equilibrio entre hoy y ayer. Multicultural y urbano, el de Antón Martín ofrece, entre carnes de la Sierra de Guadarrama, panes ecológicos o hierbas aromáticas, una interesante propuesta para comer que va desde los sabores mexicanos de Cutzamala al primer café de España especializado en cereales, con más de 150 variedades de cereales nacionales e internacionales, 25 tipos de bebidas y más de 60 toppings. En San Fernando, la cosa se anima con días de blues, talleres y hasta teatro, y un ambiente muy ‘sostenible’ donde no faltan puestos como Bendito, vinos y vinilos (comprometido con pequeños productores, vinos personales y naturales), La Casquería (con sus libros de segunda mano al peso) o Yan Ken Pon Washoku Sushi (sushi y platillos y japonesa, con cursos de cocina y librería). Los viernes y sábados al caer la tarde y hasta las 23h se presta a un pica pica entre puestos.

Vinitos y compras por Madrid

 

Aperitivo de sábado en La Cebada y La Paz

El Mercado de la Cebada, en plena Latina, se convirtió hace un tiempo en uno de los lugares más animados para un mañaneo de sábado. Haces la compra y, de paso, te paras en la pescadería, reconvertida en bar a última hora, y das buena cuenta de una bandeja de langostinos o unas navajas con un vinito fresquito. Y como las pescaderías, cualquiera del resto de puestos. Opciones para todos los gustos. Otro de los mercados donde merece la pena parar para el aperitivo es el de La Paz, en el barrio de Salamanca. Encontrarás un bar, seguramente abarrotado, Casa Dani, donde no puedes dejar de pedir su increíble tortilla de patata.

vinitos y compras por mercados de madrid

 

Los últimos en sonar: Vallehermoso y Chamberí

El Mercado de Vallehermoso viene pegando fuerte y es otro ejemplo de cómo lo tradicional puede adaptarse a las nuevas tendencias. No dejan de anunciar actividades que dinamizan el espacio y de sumar propuestas gastro muy muy interesantes. ¿Ejemplos? Los grilled sándwiches de Rocklette, la divertida cocina de acento asiático de Tuk Tuk o las propuestas fusión de Kitchen 54. En el mismo distrito, el tradicional Mercado de Chamberí inauguró hace unos meses un espacio llamado La Chispería. Seis puestos con los que se han incorporado al juego y van desde La Valona, un encuentro entre México y España, El Loco Antonelli con su original cocina de puerto, o los ‘sanguches’ peruanos y ‘buns’ de influencia internacional de Chambí.

Vinitos y compras por madrid

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Descubrir vinos más allá de lo establecido es una de sus grandes pasiones, como lo es el queso en general y el francés en particular. Reparte letras en varios proyectos digitales vinculados con gastronomía, bienestar y estilo de vida.