Demos la bienvenida a la primavera con una de estas novelas que nos van a alegrar los domingos al sol, mientras disfrutamos de esos rayos que tanto hemos echado de menos en un invierno que este año ha sido (¿o nos lo parece a nosotros?) especialmente largo. 

Párpados, de Toni Quero

La primera novela de este escritor de Sabadell (Barcelona) se hizo con el Premio Dos Passos 2017 y tiene un poco de Richard Ford y otro poco de Roth, algo de Aldecoa, de McCarthy e incluso de Faulkner. De clara adscripción anglosajona, Quero hilvana aquí la historia de una joven pareja en sus veintitantos que emprende un viaje por Europa en moto: una ruta que les enfrenta a sus fantasmas al tiempo que les hace disfrutar de momentos de intensa y vibrante felicidad. Un viaje que pone de manifiesto sus dificultades para enfrentarse a una realidad hostil, que les obliga a tomar decisiones, a la que ellos dan la espalda en gran parte a través del arte. Hermosa primera novela de un autor con una voz única en el panorama literario estatal, que ya encandiló al público con su libro de poesía Los adolescentes furtivos (2009), Premio Internacional de Literatura Antonio Machado. 

 

Contra la lectura, de Mikita Brottman (Blackie Books)

Decía Federico García Lorca que una cosa buena no puede ser aburrida, una tesis con la que comulga este interesante ensayo que nos invita a algo que parece ser pecado entre la intelectualidad imperante: no leer si no nos apetece. O leer solo lo que nos apetezca. En definitiva, no sentirnos obligados a ello, atrevernos a criticar lo intocable sin temer las reacciones –como hizo Kiko Amat ironizando sobre Moby Dick (https://elpais.com/cultura/2017/12/12/babelia/1513073168_414520.html) para desesperación del status quo intelectual patrio–, no obligar jamás a leer a nuestros hijos si no queremos que en un futuro acaben detestando la lectura.  “Si nos obligan a leer en el colegio cosas que no entendemos, lo que entenderemos será que no nos gusta leer”, reza la descripción de este ensayo que acabaremos, paradójicamente, con unas ganas locas de volver a los clásicos. 

 

Cuando los tontos mandan, de Javier Marías (Alfaguara)
Es difícil separar al Marías opinador del escritor, el primero algo trasnochado a ojos de muchos lectores que no comulgan con sus opiniones sobre temas de especial impacto social, como el feminismo. El segundo, sin embargo, es uno de los grandes escritores en lengua española de las últimas décadas, inteligente, fino, locuaz, capaz de diseccionar con precisión y sensibilidad los mil matices del comportamiento humano. Los amantes del Marías escritor disfrutarán de esta recopilación de columnas de El País en las que reflexiona sobre temas de actualidad desde su posición de enfant terrible outsider, textos en los que que para muchos el autor dice verdades incómodas y para otros simplemente no entiende que el mundo ha cambiado. En cualquier caso, leer a Marías es siempre un placer, e incluso disentir de sus opiniones supone siempre un reto intelectual.

 

Objeto de amor, de Edna O’Brien (Lumen)

Se traducen por primera vez al castellano los relatos de Edna O’Brien y el mundo de la literatura se congratula de que una de las grandes escritoras en lengua inglesa del siglo XX ocupe al fin el lugar que merece en las librerías españolas. Reivindicada por autores de la talla de Alice Munro, Philip Roth o John Banville, la autora de la trilogía Las chicas del Campo, La chica de ojos verdes y Chicas felizmente casadas ha escrito relatos durante toda su vida, centrados en buena parte en el papel de la mujer en una sociedad, la irlandesa, fuertemente conservadora y católica. Todos ellos se recogen ahora en esta completa y rigurosa edición de Lumen que recorre la obra de la autora desde 1968 a 2011. 

 

Cumbres borrascosas, de Emily Brontë (Alianza Editorial)

Siempre es un buen momento para leer o releer Cumbres borrascosas, y aprovechar para recordar a Javier Marías algo que probablemente ya sabe: que la autora tuvo que publicar su obra con un seudonimo masculino para sortear las dificultades que tenían las mujeres en el siglo XIX para participar en la vida pública y cultural. Este año se cumplen 200 años de la publicacion de esta obra maestra de la literatura del siglo XX y es un buen momento para reivindicar la figura de una autora que, junto a sus hermanas Charlotte y Anne, ha sido un referente para muchas mujeres que han seguido sus pasos en el mundo de la literatura. Pese a que en un principio la novela desconcertó a la crítica por su complejidad y originalidad, Cumbres borrascosas constituye probablemente la expresión más genuina, profunda y contenida del alma romántica inglesa y una de las obras más importantes de la época victoriana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Come, bebe, habla, viaja y escribe todo cuanto puede, y está claro que se lo pasa en grande. ¿Dónde? En Cocinatis, Gastronomistas, Time Out, The Shaker & The Jigger, Woman, Myvuelingcity… y más.