A David Carabén, líder de la banda Mishima, le gusta disfrutar de los placeres de la vida, ya sean la música o el vino. Él los ha juntado creando un par de vinos, disfrutando de cualquier copa que le propongan y, claro, componiendo canciones, escribiendo letras y tocando en directo… Así que hay pocos artistas como él para hablar de vinos.

“El vino siempre me gustó porque mi padre me introdujo en este mundo desde pequeño. Se lo debo a él. Pero a pesar de comenzar desde joven en este campo, cuando voy a beber me dejo aconsejar porque me considero un ignorante absoluto en este mundo y pienso sentirme así muchos años porque es la manera de ir descubriendo siempre nuevas cosas a través de los ojos de otros, y eso mismo he hecho con la música. Tengo mucho que aprender del vino.

Uno de mis grandes amores es la garnacha blanca de la Terra Alta, un descubrimiento que he hecho en los últimos años gracias a la gente de la zona, que es cojonuda y que ama lo que hace. Para mí, es un tipo de vino blanco que te desorienta un poco respecto al vino blanco que se bebe en general en toda Europa, que suele ser afrutado, fresco y que casi se asocia a un refresco de verano. En cambio, de la garnacha blanca de la Terra Alta salen vinos con más cuerpo, con más estructura. ¡Ostras, es que son muy especiales, y una vez te pica el mosquito ya te quedas enganchado!

Pero también me encanta el Montsant, y con el Priorat flipo; tienen unas garnachas, un samsó… Son dos regiones vitivinícolas brutales. Ah, y también me gustan mucho los cavas del Penedès, claro.

Pero diría que hay un vino y un tipo de vinificación para cada momento, y eso es lo bonito del vino: lo versátil que es.

Yo hago vinos. Recuerdo que al componer canciones con Mishima para el cuarto disco, Set tota la vida, jugué a la hora de crear los temas con la idea de que la música podía tener mucho que ver con el vino. Pensaba que era una buen metáfora, hasta el punto que diseñamos la portada del disco con Albert Folch, nuestro portidista de siempre, como si fuera una botella de vino.

La canción principal, Qui n’ha begut (en castellano, quien ha bebido de ello), jugaba con esa idea: decía la letra: “Qui n’ha begut tindrà set tota la vida” (quien ha bebido de ello tendrá sed toda la vida). Pero no decía qué había bebido, lo que se abría a otras lecturas, a otras metáforas: podría haber bebido amor, vida, música… Jugaba con el equívoco, y creo que ese fue el hallazgo de la canción.

En aquella época, conocimos a Sergi Montalà, que era profesor de sumilleres y enólogos, y que es socio de Salvi Moliner en Celler Mas Sersal. Entonces hacían el vino Estones, me lo dieron a probar y flipé. Era un vino desconocido, un tinto del Montsant fantástico, con una relación calidad-precio extraordinaria. Nos caímos bien con Sergi y decidimos hacer un vino, el Set tota la vida, también del Montsant. La guía es de Sergi y Salvi, y los Mishima participamos en el cupaje. Nos dan a elegir entre cuatro o cinco opciones y escogemos; en este caso, garnacha y cariñena.

Set tota la vida se hizo pensando en el público de un concierto, queríamos que fuera un vino sin mucho peso ni mucha crianza, pero muy expresivo enseguida y que pudieras beber mientras disfrutas de un concierto.

Ahora hemos hecho otro llamado Vine, de la Terra Alta, un blanco, que también es una canción nuestra. Se trata de un garnacha blanca con macabeu que tiene paso por madera. Es un vino muy especial, apunta muy bien.

También participamos en otros procesos de la vinificación. Vamos a menudo a Falset (Priorat), donde está la bodega, vaciamos las botas, recogemos la uva… Es una manera de conocer este mundo fantástico y de implicarse con el territorio.

En fin, que me encanta el vino. Pero que quede claro: no dejaría la música por el vino. Otra cosa es que no me pueda dedicar profesionalmente a ella o que a la gente no le guste lo que propongo. Pero siempre me quedará disfrutar de una buena copa de vino”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Si le preguntan por su profesión, responderá: "Periodista". Si le preguntan por su vida personal, repetirá: "Periodista". Vivir la vida y contarla. No hay nada que le guste más, sea desde El Periódico de Catalunya, donde es el responsable de las secciones Gente y Gourmet's, o desde www.gastronomistas.com.