El paisaje de la viña en invierno no es especialmente atractivo. Ahí están las vides, peladas, esqueléticas, que piden más una foto en blanco y negro que una en color. Podrías pensar que están medio abandonadas, a la espera de mejores tiempos (¡la primavera!), para crecer y adquirir el verde cegador de su vegetación. Y podrías pensar que no se hace nada con ellas, pero te equivocarías bastante porque es en invierno, justo después de la caída de las hojas de otoño, cuando comienza una tarea silenciosa pero vital para el futuro del vino que te beberás.

La planta, es cierto, se pone a ‘dormir’ hasta la primavera, pero los viticultores no se duermen. Al contrario, sin prisa pero sin pausa, se dedican a podarla durante todos estos meses. Según sus intenciones, si quieren que den más o menos uvas, la ‘manicura’ será mayor o menor. Cuanta menor cantidad, mayor calidad. Así que bajo esa premisa, se dejan más o menos yemas, de donde saldrán los brotes en primavera que acabarán dando el fruto de la uva.

Viña en invierno

No solo eso. Se ara la tierra para oxigenarla, porque si está muy compactada tiene menos vida, y la planta necesita, precisamente, que haya microorganismos que la mantengan lo más activa posible. Al mover la tierra de la viña en invierno, esta se abre, de manera que se dejan abiertos ‘agujeritos’ por los que entrará el agua de la poca lluvia que suele caer en invierno. Además, esta acción sirve para retirar las hierbas de alrededor, que hacen la competencia a la vid quitándole agua.

En abril acaban las podas, aunque al acercarse el verano se puede hacer alguna que otra poda en verde para retirar brotes no deseables, de esos que quitan energía a la vid. Si llueve mucho, se le aplican tratamientos para evitar que sea atacada por hongos. Y en verano apenas se toca, a no ser que sea muy lluvioso y obligue a mantener los tratamientos. Luego llega la vendimia, que es la guinda de ese pastel que se ha ido ‘cocinando’ en la viña desde que llegó el frío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Si le preguntan por su profesión, responderá: "Periodista". Si le preguntan por su vida personal, repetirá: "Periodista". Vivir la vida y contarla. No hay nada que le guste más, sea desde El Periódico de Catalunya, donde es el responsable de las secciones Gente y Gourmet's, o desde www.gastronomistas.com.