El verano es el momento perfecto para disfrutar de la ligereza y el frescor de un buen vino rosado. Aquí van unas pistas para armonizar un aperitivo con un rosé y una tabla de quesos.

queso y vino rosado

  1. Selección de quesos.

A la hora de maridar quesos y vinos, prevalece la lógica: a vinos suaves, quesos suaves; y a vinos potentes, quesos potentes. Si no corremos el riesgo de que uno mate al otro. Para este aperitivo serviremos un Viña Esmeralda Rosé de Bodegas Torres, un vino fresco, ligero y agradable, con la intensidad aromática que le aporta la garnacha con la que se elabora, variedad típica del Mediterráneo. Se caracteriza por un aroma floral y frutal al mismo tiempo, delicado y perfumado, donde aparecen frutas rojas y cítricas, con un fondo de melocotón blanco.

Para acompañar este rosé, apostamos por una tabla compuesta de quesos suaves (que acompañará con armonía el Viña Esmeralda Rosé) y cremosos (que se deshará por el paladar y será limpiado por el paso en boca ligero y fresco del vino). Desde la quesería Can Luc de Barcelona (Carrer de Berga, 4) nos recomiendan decantarnos por quesos de cabra, estilo Banon o Formatges  L’Oliva y pequeñas piezas recubiertas con hierbas como la gama artesanal Le Bolut, cuyos quesos muy frescos están rebozados con pimientas y hierbas. También puede tener presencia en la tabla un Tomme d’Aydius, un queso de montaña que se elabora con leche cruda de vaca, la pasta tiene una textura firme y suave color crema claro, con pocos ojos de formas extrañas, un sabor fuerte, afrutado y marcadamente caprino. Aroma a mantequilla. La corteza, que se frota con salmuera durante su maduración, tiene un hermoso color rosado.

  1. Reglas de preparación: 
  • Sacar los quesos de 30 minutos a 1 hora antes de iniciar la degustación (según si hace más o menos calor). Tapar el plato de quesos con un paño ligeramente húmedo para que conserven toda su untuosidad.
  • El rosé debe servirse fresquito (unos 15ºC), que no frío, ya que no permitiría disfrutar los sabores del maridaje.
  1. Reglas básicas de degustación:

Para parecer un auténtico profesional y entablar la conversación en este aperitivo, aquí unas pistas:

El vino:

  • Observar el aspecto del vino en la copa (color, reflejos, brillantez…).
  • Oler los aromas y tratar de distinguir sus notas (florales, afrutadas, a madera, …).
  • Catar y percibir las texturas (suave, untuoso, aterciopelado…) y sabores para disfrutar de su complejidad del rosado.

El queso:

  • Observar color y aspectos de los quesos (costra lavada, afinada en superficie, florida…).
  • Oler la costra y el  interior de la pieza.
  • Apreciar las texturas del queso cuando se deshace en boca.
  • Detectar los sabores y sensaciones del queso: ¿es delicado, potente, pronunciado

Para la cata, proceder de la siguiente manera: bocado, trago, bocado, trago,…

 

2 Comentarios en "Aperitivo de quesos con vino rosado"

  1. Excelente combinación, el rosado también marida con quesos.
    Hay un viejo refrán que dice que no te den vino con queso pero creo que nada menos acertado. A mi personalmente me encanta.
    De hecho hoy tengo preparado una tarde con amigos en casa con el vino rosado parreño 2015 de bobal de la do utiel requena y quesos (aún tengo que acabar de elegir unos cuantos más, ¿recomendaciones?)
    En cuanto al vino creo que vale la pena incluirlo en la lista de vinos para catar http://utielrequena.org/utiel-requena-elige-ocho-vinos-representativos-la-denominacion-origen/ aquí hablan de él

    Responder
    • Vinacora

      Hola Emilio, gracias por tu apunte!
      Como comentado en el post, te recomendamos las piezas de queso de cabra o de leche cruda de vaca. Una gran apuesta, el brillat-savarin! 😉
      Buen provecho!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que colabora con medios de ambos lados del Pirineo.