¿Estrenas casa y quieres darle un estilo nórdico? Bien visto, se trata de una de las tendencias en decoración e interiorismo más actuales gracias a este toque moderno y funcional a la vez. Si te preguntas cómo lograrlo, es muy fácil. Sigue leyendo:

Luz

Si por algo se caracteriza el estilo nórdico es por la luminosidad. Esto se debe, principalmente, a que en los países escandinavos hay pocas horas de sol al día y, por lo tanto, sus habitantes quieren conseguir un efecto de luz más intenso en sus hogares. Así que deja que la luz natural se cuele en todos los rincones de tu casa, prescindiendo de cortinas oscuras y opacas, y apuesta por diseños de tejidos livianos y colores claros. También es buena idea evitar la colocación de piezas de mobiliario frente a las ventanas e introducir varios puntos de luz artificial (lámparas) en los diferentes rincones de cada espacios.

Protagonismo del blanco

Para lograr esta luminosidad tan deseada, el color blanco deber predominar en las estancias, sobre todo en paredes. Si quieres introducir algunos contrastes de colores, decántate por pinceladas de tonos pastel y claros, como los grises y los beiges. En algún caso, la combinación blanco y negro es muy popular en los países nórdicos, siempre y cuando sea en lugares estratégicos (detrás de la cama, en una pared puntual o en bordes de puertas, por ejemplo).

La madera, el material noble

El material estrella del estilo nórdico es la madera (sobre todo las claras), que aporta calidez. Otros materiales muy presentes en este estilo son el metal, el mármol, el cuero y las fibras naturales. La combinación ganadora, sin duda.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Funcionalidad y minimalismo

Si por algo se caracteriza la decoración escandinava, como decíamos, es por su absoluta que funcionalidad. Los muebles suelen ser, además, ligeros y de líneas rectas, y el conjunto debe respirar orden. Por tanto, hay que evitar introducir demasiados objetos decorativos que no tengan un objetivo concreto.

Toques vintage

Los pocos objetos decorativos presentes en el hogar son  preferentemente elementos vintage. Por supuesto, para conseguir contrastes, también puedes colocar algún que otro mueble retro o cuadro antiguo que romperá con el aspecto moderno del conjunto.

Estampados geométricos

Tanto en paredes como en textiles y cuadros, son muy comunes los motivos geométricos, y más concretamente los rombos y los rectángulos. ¡Y preferiblemente coloridos para aportar alegría!

Gusto por lo natural

Otra de las claves del estilo nórdico son los elementos procedentes de la naturaleza y, lo más importante, sin tratar. Así, es buena idea incorporar troncos que hagan la función de mesitas, ramas secas, flores frescas, tejidos naturales, figuras con forma de animales…

Mezcla de texturas

Para seguir con los contrates, es bueno combinar diferentes materiales en un mismo ambiente como tejidos, tipos de materiales del mobiliario…

Objetos hand made

Por último, en los ambientes nórdicos son bien recibidos los objetos ‘hand made’. Así, por ejemplo, puedes incorporar muebles restaurados, lámparas DIY, cuadros o complementos de croché.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que colabora con medios de ambos lados del Pirineo.