Tel-Aviv tiene muchos, muchísimos encantos. Un ambiente cosmopolita, muy abierto y dinámico. Tanto es así que podría aspirar a convertirse en la nueva ciudad que nunca duerme. Y por si fuera poco, a medio camino entre el aura de las ciudades mediterráneas y el de Oriente Medio; aquí se respira el cruce de civilizaciones, culturas y mundos donde conviven lo más moderno con lo más tradicional. ¿Qué hacer sí o sí en Tel-Aviv? Sigue la guía…

Playa. Tel-Aviv es una ciudad pegada al Mediterráneo. Son unos 14 kilómetros de playa muy concurridas y con mucho ambiente (espacios para practicar deporte, coctelerías…) que se pueden disfrutar durante los meses más calurosos del año y, creednos, agradeceréis poder daros un refrescante chapuzón ya que el sol y las temperaturas no dan tregua.

Playa Tel-Aviv

Vista a la playa de Tel-Aviv.

Cultura. Mentes inquietas, esta es vuestra ciudad. Hay galerías por todas partes, la gran mayoría enfocadas a un arte contemporáneo colorido y alegre que los coleccionistas internacionales juzgan cada vez de mayor interés. Para quienes vayan más justitos de pasta pero no por ello sean menos forofos del arte, el impresionante Tel-Aviv Museum of Art alberga obras de las principales figuras del arte moderno y contemporáneo: Picasso, Braque, Pollock, Chagall, Warhol… También ofrece la oportunidad de descubrir artistas y representaciones del arte israelí, así como interesantísimas exposiciones temporales. 

Hay más. ¿Te apasiona el diseño? No te pierdas el Museo del Diseño Holon, que alberga las creaciones nacionales más llamativas. El edificio donde se ubica es, sin embargo, uno de sus mayores reclamos. Concebido y construido en metal por el diseñador industrial israelí, Ron Arad, es uno de los más aclamados de las últimas décadas.

Si en cambio lo tuyo es la arquitectura, paséate tratando de reconocer estos chulísimos y muy característicos edificios de estilo ‘Bauhaus’ (redondos y depurados), una corriente nacida a principios del siglo pasado en Alemania. Tel-Aviv es una de las ciudades con más concentración de edificios de este estilo, sobre todo en la agradable y coqueta Rothschild Avenue, una de las arterias principales de la ciudad.

Museo del Diseño Holon,

Museo del Diseño Holon.

Disfrutar de las terrazas. Seguro, segurísimo, que Tel-Aviv se puede recorrer de terraza en terraza, tanto de día como de noche, a cada cual más cuca, más animada, más romántica o más moderna. De esta forma os haréis una buena idea del estilo de vida al aire libre y del buen rollito que reina en esta ciudad. ¿Nuestras favoritas? Las terrazas de los numerosos kioskos diseminados por Tel-Aviv, donde tomar un café rapidito. A la sombra de un inmenso árbol se encuentra la del restaurante Suzanna (Shabazi St 9), un ‘must’ del barrio de Neve Tzedek desde hace más de 20 años y muy frecuentado por artistas y representantes locales de la vida cultural, y, sobre todo, cualquiera del barrio de Jaffa (eso sí, nos encanta Puaa, en Rabbi Yohanan Street, 8, donde todo está a la venta, desde la taza en la que tomas el café hasta el sillón en el que estás sentado o el cuadro que cuelga en la pared, ¡genial concepto!). Jaffa cuenta de día con innumerables cafés de lo más bohemio y terrazas bulliciosas. De noche, la zona se convierte en un hervidero humano lleno de mesas donde compartir unas cañas y copas entre amigos. Otra opción llena de encanto cuando oscurece es la terraza de The Prince (Nahalat Binyamin Street, 18), situada en la azotea de un edificio.

Terrazas Tel-Aviv

Terrazas de cafés del barrio de Jaffa.

Comer. ¿Eres de esas personas insufribles (no nos malinterpretéis, nos incluimos en esta categoría) que no puede comer sin antes sacar mil fotos bajo todos lo ángulos de un mismo plato o estudiando mil veces la carta? En resumen, ¿eres ‘foodie’? Vas a amar Tel-Aviv y sus mil establecimientos, desde street food hasta cocinas más tradicionales o contemporáneas, con carta nacional o internacional. Para una cocina más local, pon rumbo al puerto de Jaffa, donde locales como Hachanut Shel Hadayagim y The Container tienen en carta platos marineros y típicos del país, que podrás disfrutar en sus agradables terrazas con vistas al mar.

La tradición del brunch también se ha apoderado de Tel-Aviv. El más ‘cool lo disfrutarás en Benedict (Rothschild Avenue, 29) con una carta que combina platos locales como la shakshuka (tomates guisados, especias y huevos), huevos Benedict, sándwiches variados, ensaladas u otras propuestas más internacionales.

Para retomar energía, puedes hacer una parada en La Gateri Bakery (King George, 97), donde hay que probar sus fabulosos croissants de mantequilla rellenos y planchados. Están de vicio con una copa de tinto. Si te tira más el dulce, ríndete a los famosos helados de Anita Gelato (Shabazi Street, 25), deliciosos, cremosos, con sabores muy originales y tuneables con un sinfín de toppings.  Y de noche no faltan locales elegantes con carta de fusión. Aria (Nahalat Binyamin Street, 66) y Night Kitchen (Lilenblum, 43) son buenas opciones para una cena romántica o entre amigos. 

Y para descubrir las materias primas nacionales en todo su esplendor, nada como pasear por Carmel Market. Aquí podréis probar cereales, especias, frutas y verduras de todo tipo. Dentro del mercado también se encuentran muchas paradas de ‘street food’ con recetas de todo el mundo (tacos, ceviche, hamburguesas…) pero, aquí, el falafel es la estrella del ‘take away’.

Comer Tel-Aviv

Shakshuka para el brunch.

Shopping. Las grandes firmas internacionales conviven con boutiques de creadores locales. Además de mucha creatividad, aquí hay un gran interés por la moda y el interiorismo y se nota en la oferta de los comercios. Ni lo dudéis: aprovechad la estancia para dedicar unas horas al shopping. ¿Dónde? No os podéis perder las fabulosas creaciones en bisutería de Dori Csengeri (Dizengoff Street, 226), tampoco las calles del barrio de Neve Tzedek, donde se concentran exclusivas boutiques de creadores, artesanos y diseñadores locales. El barrio de Jaffa, el más antiguo de la ciudad, se distingue por un ‘flea market’ diario en el que conviven souvenirs de todo tipo, prendas y complementos y objetos de mobiliario y decoración de estilo retro y nórdico. También hay muchas tiendas de espíritu ‘hippie’ chic, (como por ejemplo BoBo, en Rabi Pinkhas Street, 12, donde los vestidos con estampados muy llamativos son creados en Israel y se encuentran los mismos modelos para adultas y niñas), anticuarios que parecen la cueva de Alí Babá, productos de belleza artesanos, bisutería… En este barrio también es de visita imprescindible el centro comercial al aire libre construido en la que fue la primera estación de trenes de Israel, Old Jaffa Railway Station, repleta de comercios con creadores israelíes.

Market Tel-Aviv

Carmel Market.

Tomar unos cócteles. Tel-Aviv está repleta de gente guapa, moderna y hedonista. Y acorde con estos perfiles, también es una ciudad llena de coctelerías donde lucirse y dejarse ver brindando por los encantos de la vida con mucho glamour y cócteles de autor. Dallal (Shabazi, 10) es por ejemplo una de las más vip, a menudo frecuentado por celebridades locales; se trata de un restaurante-bar que se ubica en una torre del exclusivo barrio de Neve Tzedek. En esta misma línea es Aria Upstairs (Nachalt Binyamin, 66). Moonshine (Lilienblum, 43), por su parte, tiene un ambiente mucho más popular y juvenil. A cada cual, su coctelería.

Cóctel Tel-Aviv

Cóctel en Dallal.

Salir de fiesta. La ciudad blanca nunca duerme. O solo durante Shabbat (de viernes por la tarde a sábado). Los demás días veréis que el ambiente es casi de fiesta, sobre todo en la zona de Rothschild Avenue y sus alrededores: Nanushka (Lilienblum 30), Rothschild 12 (Rothschild, 12) y Jimmy Who (Rothschild, 24) son buenas opciones para descubrir la vida nocturna de Tel-Aviv.

Para volar a Tel-Aviv: www.vueling.es 

Para dormir:

Lily & Bloom Boutique Hotel: http://lilyandbloom.com

Cinema Hotel – Atlas Boutique Hotel: http://www.atlas.co.il/espanol/cinema-hotel-tel-aviv/

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que colabora con medios de ambos lados del Pirineo.