El Penedès ofrece multitud de atractivos para los amantes de la buena vida. Más allá de la sempiterna etiqueta de “cavistas”, la región disfruta de una salud enológica y de ocio revitalizada. Pioneros en enoturismo, la oferta es generosa. Catas y talleres, cultura en las bodegas, museos con mucha historia, hoteles con encanto, rutas en segway, bicicleta, a pie o por carretera.

A continuación, cinco cosas que nos encantan del Penedès:

  1. La Carretera del Vi

La primera ‘wine road’ del estado permite descubrir el antiguo recorrido que unía los viñedos del Penedès con las playas del Garraf.

Doce bodegas y siete municipios aúnan fuerzas para impulsar y recuperar la histórica vía comercial que ya utilizaban los romanos para exportar los vinos del Penedès a todo el mundo. En el camino, vestigios de pueblos Íberos, arquitectura modernista y castillos, todo ello culminado por una amplia propuesta cultural y una excelsa gastronomía.

Más info: www.lacarreteradelvi.com   

carretera_vi

La Carretera del Vi.

 

  1. Bodegas Torres

Una visita obligada para disfrutar de los vinos y rendir merecida pleitesía a uno de los apellidos más ilustres del mundo del vino.

La oferta de actividades de la bodega es inacabable. Talleres de maridaje, cursos de cata, paseo entre viñedos, restaurante y una agenda de actividades efímeras que valen mucho la pena. A destacar la Noche de las Estrellas. Una experiencia que une astronomía y vino. Todo ello en un entorno nocturno de ensueño.

Más info: www.torres.es

Bodegas Torres

Bodegas Torres.

 

  1. Vinseum

El renovado Museu de les Cultures del Vi de Catalunya, en Vilafranca del Penedès, es un parque de atracciones para los amantes del vino, de las diferentes expresiones artísticas y de la pura historia.

Ubicado en el centro histórico de la ciudad, un entorno medieval donde plazas, palacios e iglesias son testigo de la impronta que dejó el gótico en la vila, el museo ocupa ahora el antiguo Palacio Real de la corona catalanoaragonesa que fecha del s.XII.

Mención especial para la Taberna del Vinseum, dentro del propio museo. Ton Colet, sumiller, gestiona el que posiblemente sea el entorno más mágico para degustar los mejores vinos de la región. Ton sabe un mundo de vino y os lo explica todo. ¡Ah, atención a las patatas bravas y las croquetas de rape!

Vinseum

Museu de les Cultures del Vi de Catalunya

 

  1. Restaurante DO Penedès: El Cigró d’Or

Seguimos en Vilafranca del Penedès, donde el chef Oriol Llavina está al mando de los fogones de uno de los restaurantes más molones y auténticos del lugar.

Situado en el segundo piso del antiquísimo mercado de la carne de la ciudad, la cocina del Cigró d’Or respira mercado e identidad penedesenca. Sencilla, sin artificios, sin lucimiento. La comida es sabrosa, auténtica, bella.

Un restaurante D.O Penedès con, posiblemente, la carta de vinos más representativa de la comarca, donde brilla con luz propia la tinta sumoll.

5 'hotspots' en el Penedès

Oriol Llavina, de El Cigró d’Or.

 

  1. Hotel Casa Torner i Güell. Un 5 estrellas bien ubicado

Llegado el momento de descansar, os recomendamos este coqueto hotel perteneciente al grupo Mercer. El Hotel Casa Torner i Güell está situado en el centro histórico de Vilafranca del Penedès, a escasos trescientos metros del Vinseum, y cuenta con 16 habitaciones acogedoras y elegantes.

El restaurante del hotel, Mercerino, está abierto al público día y noche, y como novedad, ofrece un menú diario por 14.50€, algo muy estimable (y raro) en un hotel de estas características.

Cocina de mercado, local, de evidente carácter mediterráneo y que ofrece lo mejor de la costa y del interior del Penedès. Mucha atención al carpaccio de gambas…

hotel

Hotel Casa Torner i Güell.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Editor de Contenidos y Social Media Strategist . Guionista de formación, escritor de vocación y 'wine lover' por convicción. Soñador frecuente, viajero ocasional. No le gusta bailar.