Se acercan las fiestas navideñas, así que ya sabes: mentalízate para enfrentarte a la báscula en enero. Puedes entrenarte y jalar como si participaras en un concurso de devoradores, so pena de morir en el intento, o puedes mimar tu cuerpo y minimizar el castigo al que le vas a someter en breve, reduciéndolo solo a unos pocos días. En estos restaurantes comer ligero en Navidades. Nos lo vas a agradecer.

1. OhBo Organic Café

Ohbo Organic cafe, comer ligero en Navidades

Muchos tópicos rompe este restaurante de la zona alta de Barcelona. El principal, ese que afirma que cualquier plato ‘verde’ y ecológico no tiene sabor. Pues que se pasen por OhBo Organic Café y opinen después de probar cualquiera de las propuestas de la carta, siempre elaboradas con productos de temporada, sin pesticidas, antibióticos ni alteraciones de ningún tipo, a menudo provinientes de cooperativas de comercio justo y de proximidad. La carta no es larga pero sí muy completa. Hay propuestas con o sin gluten, raw (crudas), paleo (como se comía en el paleolítico), veganas. En fin, que se adaptan a tu estómago, y más aún cuando quieres mimarlo antes de la gran batalla gastronómica que suponen las fiestas navideñas. Hummus, guacamole, ensalada de quinoa, tagliata de ternera madurada con parmesano y rúcula… OhBo es un juego de palabras pero también es una exclamación en catalán. ¡Oh, es bueno! Para beber, agua depurada por ósmosis allí mismo, zumos, smoothies e incluso refresco de cola eco. Calle del doctor Fleming, 15.

 

2. Messié Pizza Sin Gluten

messie pizza sin gluten comer ligero en navidades

¿Pizza? ¿Alguien ha dicho pizza? ¡Pero, vamos a ver, que se trata de comer sano y digestivo! Pues sí, se puede hacer todo eso con una pizza sin gluten. Las que hace este restaurante que comenzó en Gràcia (Siracusa,15) y ha abierto hace poco otro local en el Eixample (Muntaner, 109). La masa, en vez de ser de harina de trigo, de la que huyen celiacos e intolerantes al gluten, lleva una mezcla de harinas de arroz, maíz y tapioca. No cambia mucho el sabor pero son más finas y crujiente que las convencionales. Hay celiacos que lloran de emoción cuando vuelven a hincar el diente a una pizza, ojito. Para acompañar, pasta (bueno, falsa, como los espaguetis de calabacín), cuscús (bueno, falso, porque no es sémola de trigo sino coliflor rallada), cervezas sin gluten (más de una veintena) y zumos naturales.

 

3. Maai

Maai, comer ligero en Navidades

La zona alta de Barcelona merecía un local como Maai, donde desayunar y comer ligero en Navidades (y durante el resto del año). Y no por ello, caro. Ni mucho menos. La cocina que prepara la chef Viky Valls se basa en verduras, hortalizas y superalimentos (algas, col kale, por ejemplo) y huye de los azúcares refinados y las harinas refinadas como de la peste. Da igual que sea por la mañana, cuando sirven bocadillos tan irresistibles como el de caballa con hummus de calabaza y albahaca con pan de algas, o al mediodía, cuando solo ofrece un menú que, por 10,5 euros, incluye una crema del día hecha al horno y con unas gotas de agua de mar, un segundo plato que puede ser un poké bowl con base de lentejas o quinoa o una merluza marinada con vinagreta de sésamo y lima, y un agua aromatizada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Si le preguntan por su profesión, responderá: "Periodista". Si le preguntan por su vida personal, repetirá: "Periodista". Vivir la vida y contarla. No hay nada que le guste más, sea desde El Periódico de Catalunya, donde es el responsable de las secciones Gente y Gourmet's, o desde www.gastronomistas.com.