Cual ave fénix, la sangría está viviendo un resurgir, quizás gracias a este fenómeno foodie de recuperar bebidas viejunas. Después de haberla denostado y reducido a cóctel para guiris, parece que nos lo hemos pensado dos veces: si bien preparada está tan rica y qué bien pasa tan fresquita.

La manera de prepararla varía según el gusto personal, pero todos deberíamos seguir una máxima común: utilizar un vino joven pero de calidad, lo mismo el usar vinos “peleones” es lo que llevó a la sangría a su ostracismo. Tampoco se te ocurra utilizar un reserva. Vino, frutas (que deben permanecer al menos dos o tres horas macerándose en el vino) y abundante hielo y tres sugerencias de preparación:

La sangría tradicional

Aunque no olvides que no existe una receta original única:

  • 1 botella de vino tinto joven Altos Ibéricos de Bodegas Torres
  • el zumo de una naranja
  • el zumo de un limón
  • 1 naranja cortada en trozos
  • 1 limón cortado en trozos
  • un buen chorro de moscatel
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 rama de canela
  • hielo

Bodegas Torres

 

La sangría atrevida

Una receta con más chispa:

  • 1 botella de vino tinto joven
  • 1 lata de refresco de naranja
  • 1 melocotón cortado a trozos
  • 1 naranja cortada a trozos
  • 1 chorro de licor Cointreau
  • 1 chorro de vodka
  • 3 cucharadas de azúcar
  • hielo

Bodegas Torres

 

La sangría blanca sin alcohol

Para abstemios, embarazadas y dietas hipocalóricas:

  • 1 botella de vino sin alcohol Natureo
  • el zumo de un limón
  • el zumo de una naranja
  • 2 limas cortada a trozos
  • 1 manzana cortada a trozos
  • 1 puñado de arándanos
  • gaseosa al gusto (opcional)
  • 2 cucharadas de stevia (opcionales)
  • hielo

Bodegas Torres

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Le gustan más las tendencias que a Kate Moss.