No se construyeron para alojar a turistas y ese es parte de su gran atractivo. Un transatlántico, un faro y una iglesia con una segunda vida. ¿Vamos?

SS Rotterdam: un transatlántico con encanto vintage

Un hotel para vivir el glamour de los grandes transatlánticos, cual Titanic pero sin riesgo alguno de naufragio. En 1959 el barco SS Rotterdam realizaba el primer viaje de los muchos que realizaría durante sus 40 años de navegación, primero como barco que enlazaba la ciudad holandesa de Róterdam con Nueva York y después como crucero. Nos encanta la idea de que lo hayan recuperado como hotel, manteniendo la decoración de entonces pero adecuándolo a los tiempos modernos (los camarotes, por ejemplo, los han ampliado para que las habitaciones sean más espaciosas). Vale la pena contratar una de las rutas guiadas para conocer todos los recovecos del barco -incluido el salón de gala de la primera clase donde ofrecieron una comida Rainiero de Mónaco y Grace Kelly o la sala de máquinas- y conocer curiosas anécdotas. En verano, disfrutar de un cóctel en la terraza Lido, junto a la piscina, es de lo más recomendable. ssrotterdam.com

 

hoteles originales

 

Faro Isla Pancha: la belleza agreste del mar

Recientemente abrió sus puertas el primer hotel español ubicado en un faro. Ubicado en un islote en la hermosa ría gallega de Ribadeo, a dos kilómetros de Ribadeo y a ocho de la playa de las Catedrales, el lugar ofrece un encanto insuperable. A la peculiaridad de dormir en un faro que ejerció su función como tal hasta 1983, se añade el dormir rodeado de un marco natural salvaje: una gran experiencia. En realidad, más que un hotel es un alojamiento turístico, con dos apartamentos para un máximo de cuatro personas cada uno (dormitorio doble y salón con sofá-cama), zona ajardinada y terraza, claro, panorámica. Si no deseas salir a cenar fuera, te ofrecen una carta de productos seleccionados para que puedas hacerlo en el apartamento. faroislapancha.es

 

hotel original

 

Kruisherenhotel Maastricht: dormir en un templo gótico

Una iglesia gótica y un monasterio del siglo XV son los singulares edificios que alojan a este hotel de diseño ubicado en pleno centro de la bella ciudad de Maastricht (Países Bajos). Bravo por quienes han sido capaces de encajar un interiorismo contemporáneo en una arquitectura medieval y que además quede maravillosamente bien. Las sesenta habitaciones se emplazan en lo que era el monasterio, mientras que en la iglesia se encuentran la recepción y los lugares comunes (restaurante, bar de vinos, librería, tienda…). Un hotel para sentirte en el cielo, con el aval del sello Design Hotels. designhotels.com

 

hotel original

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Le gustan más las tendencias que a Kate Moss.