Si eres un/a yogui iniciado/a o si quieres adentrarte en la práctica de sus asanas, las siguientes posturas son básicas y resultan muy beneficiosas para el cuerpo y la mente. Lo recomendable es aplicar cada una de ellas de 15 a 30 segundos según la capacidad personal, inhalando y exhalando con normalidad. Estas posturas se han de repetir unas cinco veces, relajándose 15 segundos después de cada secuencia.

1. La cobra (Bhujang asana). 

Una de las más habituales en la práctica del yoga. Permite reforzar los músculos de la espaldas, abdominales y brazos.

yoga

 

2. El arco (Dhanurasana). 

Ideal para fortalecer el abdomen. Para incrementar su potencial, nos podemos balancear hacia adelante y atrás manteniendo la postura firme y permitiendo así un masaje completo y activo del sistema digestivo. También resulta un estiramiento completo del cuerpo en su globalidad.

3. El barco (Naukasana).

Una postura ideal para el estómago que contribuye a afinar la cintura. Favorece, además, la musculatura de la espalda y de las piernas.

yoga

 

4. La plancha (Kumbhakasana).

Quizá la postura de yoga más básica pero también la más eficaz para eliminar barriga, tonificar brazos, espalda, piernas y caderas.

yoga

 

5. Liberación del viento (Pavanamukthasana).

En esta posición logramos activar el colon y mejorar el flujo del canal gástrico. Es bueno para activar el metabolismo, pero también para aliviar los dolores lumbares y tonificar la musculatura.

yoga

 

6. El loto (padmasana). 

LA postura ideal para meditar y, de este modo, conseguir paz mental y tranquilidad. A la vez, mejora la concentración. También incrementa la flexibilidad en rodillas y tobillos y aporta flexibilidad a las caderas.

yoga

7. El triángulo (trikonasana). 

Todas las versiones de la Postura del Triángulo sirven para estirar los músculos y fortalecerlos, especialmente los gemelos, oblicuos, deltoides, y mejorar el equilibrio.

yoga

8. Flexión hacia delante de pie (pada-hastasana).

Quizás una de las más complicadas, ya que exige flexibilidad. Con esta posición conseguimos estirar toda la parte posterior del cuerpo, desde los dedos de los pies hasta la parte alta de la espalda, a la vez que masajeamos y estimulamos suavemente el hígado, los riñones y todos los órganos abdominales internos. Además, favorece la circulación sanguínea en la cabeza.

9. El perro mirando hacia abajo (Adho Mukha Svanasana). 

Nos ayudar a estirar los músculos de las piernas, de la espalda y de los brazos, además de proporcionarnos una amplia sensación de bienestar. Consigue aumentar, también, la flexibilidad de las rodillas, de la columna vertebral y de las caderas.

10. Guerrero (Virabhadrasana). 

Tiene tres variantes clasificadas del 1 al 3, y es una de esas posturas de yoga que requieren la participación de todo el cuerpo y por ello resulta muy completa. Permite estirar la parte superior del cuerpo y fortalece la parte baja. También es positiva para ganar equilibrio y estabilidad.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Una periodista francesa ‘expatriée a Barcelona’ que colabora con medios de ambos lados del Pirineo.