Debes pasarte a pedir suerte al Apóstol aunque no seas creyente y disfrutar de la oferta gastronómica de una de las ciudades más bellas del mundo. Debes perderte por sus calles empedradas y dejarte contagiar por el aura mística de los millones de peregrinos que todos los días alcanzan la capital gallega con los pies llagados y el corazón un poco más grande. Aquí van siete cosas imprescindibles que debes hacer si la vida te lleva a Santiago de Compostela.

Visitar la Catedral. Es una de las iglesias góticas más hermosas de Europa, que se alza en la impresionante Plaza del Obradoiro. En su suelo empedrado solemos encontrar peregrinos exhaustos, en trance tras haber superado la prueba y llegado a Santiago después de caminar centenares de kilómetros. La catedral es una preciosidad, y hay que asegurarse de poder ver el botafumeiro (consultar horarios) y de pedir un deseo al Apóstol Santiago. Valdrá la pena pese a las colas.

 

viajar a santiago de compostela

 

El París-Dakar, yes we can. Ciudad universitaria, Santiago cuenta con una zona de tabernas llamada París-Dakar, ya que la primera responde al nombre de París y la última Dakar. La tradición entre los estudiantes y entre todos aquellos con un hígado a prueba de bomba es completar la ruta tomando un vino en cada bar, aunque basta con parar en un par de tascas y disfrutar del ambiente en cualquier época del año para vivir el ambientazo santiagués.

Una parada en el Museu de la Ciencia. Se encuentra en el precioso Parque Vista Alegre, y es un edificio de estética contemporánea con un amplio fondo de piezas y documentos sobre la Biodiversidad, la Geodiversidad y el Suelo. Este espacio, cuyo conjunto patrimonial se remonta al siglo XIX, es perfecto para huir durante un rato del ajetreo del centro y dejar que los más pequeños (si viajamos con niños) se lo pasen en grande.

Un poco de arte en el Centro Galego de Arte Contemporánea. Este moderno edificio diseñado por el arquitecto portugués Álvaro Siza Vieira se halla muy cerca del convento y la iglesia de San Domingos de Bonaval y refleja el compromiso de la ciudad con el arte contemporáneo y su efervescente actividad cultural. Además de la colección permanente y las numerosas muestras temporales, encontramos también talleres, cursos, conferencias y otras iniciativas.

 

Viajar a santiago

 

Un cóctel en Vaova. Esta coctelería de aire clásico no tiene nada que ver con las clásicas tascas y tabernas, también fantásticas, de las que presume la ciudad. Glamour, combinados de altos vuelos y un espacio agradable y cálido en pleno centro. Para que nos entendamos, y como dice Pilar, su propietaria: “el bar al que van los profes”.

Comer en el mercado. Una visita al Mercado de Abastos siempre merece la pena, para contemplar el despliegue de productos frescos que, más tarde, degustaremos en forma de tapas en las tascas del centro. En pleno mercado encontramos el fantástico Abastos 2.0, un despliegue de cocina gallega creativa, elaborada con productos comprados a diario en el mercado, que constituye uno de los hotspots gastronómicos de la comunidad.

Viajar a santiago de compostela

De tapas en O Curro da Parra. Este restaurante de nuevo cuño, cálido y moderno, nos permite degustar una cocina creativa de raíz gallega en la que los pescados brillan con luz propia y conviven con unas carnes que quitan el hipo. Cocina de temporada en una carta escueta que cuenta con hits inamovibles como su cheesecake a la gallega.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Sobre nosotros.

Come, bebe, habla, viaja y escribe todo cuanto puede, y está claro que se lo pasa en grande. ¿Dónde? En Cocinatis, Gastronomistas, Time Out, The Shaker & The Jigger, Woman, Myvuelingcity… y más.